Abuso de Medicamentos y Disfunción Eréctil

El abuso en el consumo de medicamentos aumenta el riesgo de padecer un grado de Disfunción Eréctil de moderado a severo

drbarba

  • El uso indiscriminado de estos medicamentos impacta de manera negativa en la confianza del hombre, sintiéndose incapaz de mantener una erección sin ayuda farmacológica.
  • La facilidad para conseguir medicamentos sin receta, se convierte en la opción más sencilla para los hombres que se niegan a reconocer estas patologías y a consultarlas con los expertos.

Actualmente, son cada vez más los hombres que abusan del consumo de medicamentos para tratar las disfunciones sexuales, la mayoría de estos se obtienen sin receta y muchos de ellos incluso a través de internet, en sitios web que no cumplen con ningún requisito ni control de calidad.

Boston Medical Group, líder en el tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas, alerta que a medida que aumenta la ingesta de estos medicamentos, el hombre corre el riesgo de aumentar su grado de disfunción eréctil de moderado a severo.

“De forma anónima, los usuarios que adquieren estos medicamentos de manera indiscriminada, se exponen a tomar estas sustancias sin ningún control médico y a padecer impredecibles efectos secundarios”, explica el urólogo Jorge Barba, director médico de Boston Medical Group México.

Estos medicamentos pudieran llegar a tener resultados positivos a corto plazo, debido a que los consumidores autosugestionan sus bondades, sin embargo, con el paso del tiempo se pone en riesgo la salud física y psicológica de quien los consume, ya que se crea una dependencia al producto y la confianza del hombre para mantener una erección sin ayuda del medicamento se ve afectada.

Las disfunciones sexuales, y más concretamente las masculinas, continúan siendo un tema tabú para la mayoría de los hombres que las padecen. El anonimato que ofrece la red con la posibilidad de adquirir falsos tratamientos para solventar estos problemas, se convierte en la opción más sencilla para los hombres que se niegan a reconocer estas patologías y a consultarlas con los expertos.

Contrariamente a los que se piensa, el 80% de las disfunciones sexuales tiene un origen biológico, como la hipertensión o diabetes. “A menudo, las disfunciones sexuales son el primer aviso de que podemos padecer otras patologías, detrás del 70% de los problemas de erección hay un problema vascular. Por eso se debe acudir al médico en seguida, y recibir el tratamiento más apropiado con el debido seguimiento médico y teniendo en cuenta el completo historial clínico del paciente y en ningún caso adquirir o consumir medicamentos sin prescripción médica” alerta el Dr. Barba.

Es esencial que este tipo de medicamentos estén recetados por algún especialista al igual que cualquier otra medicación. Los medicamentos no deben ser utilizados como elementos inocuos, ya que tienen efectos secundarios en el organismo al interactuar con otras sustancias que deben ser bien aplicadas y controladas por un especialista, a fin de evitar consecuencias irreversibles en el organismo.

Mal Humor, Inseguridad y Baja Autoestima

Así afectan las disfunciones sexuales masculinas a la pareja, un problema difícil de abordar, pero con solución

pensar_playa

Las mujeres también se ven afectadas por las disfunciones sexuales de sus parejas en silencio.

La buena comunicación es clave para obtener resultados positivos y mejoras con los tratamientos, evitando así el mal humor, la inseguridad y una baja autoestima.

Para millones de hombres, mantener relaciones sexuales se ha convertido en un trauma que afecta a la autoestima y el estado de ánimo de quienes padecen alguna disfunción sexual. Los mexicanos son reacios a consultar a un especialista. En el caso de la disfunción eréctil, llegan a esperar hasta cuatro años, y sólo un 20% de los hombres recibe tratamiento según Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas dedicadas al tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas.

Irritabilidad, estrés, ansiedad, rechazo al sexo, mal humor, inseguridad, baja autoestima y depresión son algunas de las consecuencias de estas patologías que inciden directamente en las relaciones sociales de los que las padecen. Por este motivo, Boston Medical Group, gracias a su experiencia, ayuda también a las mujeres a afrontar estas situaciones con sus parejas a través de diferentes consejos para saber cómo plantear el problema cuando la otra parte se niega a resolverlo.

La reacción más habitual entre los hombres que sufren estos trastornos es negarlo: en el caso de la disfunción eréctil, dos de cada tres varones la oculta o la atribuye a causas puntuales como el cansancio, el estrés o la rutina de la vida en pareja. Principalmente, los hombres no acuden al médico por ignorancia y por miedo al dolor. También existe vergüenza a hablar sobre los problemas sexuales, que muchos varones sienten como una pérdida de hombría. “Es un problema cultural”, explica el urólogo Jorge Barba, director médico de Boston Medical Group: “Las mujeres no se avergüenzan por decir que van al ginecólogo. En cambio, los hombres tenemos más prejuicios, nos cuesta hablar de estas cosas incluso con un médico”. Además es un problema que en muchos casos genera mal humor, inseguridad y baja autoestima.

Una solución en pareja

Cada vez más hombres acuden al especialista acompañados de su pareja. En Boston Medical Group, la proporción llega al 30%. Esta complicidad es vital para la curación, según destaca el doctor Barba: “Hablar del problema y buscar una solución juntos reduce la angustia y mejora la confianza lo que aumenta el éxito del tratamiento”. Incluso hay mujeres que llaman para informarse, porque han detectado el problema y no saben cómo comentarlo con su pareja.

Consejos

  • Si él no saca el tema, inicie usted la conversación. La comunicación es una buena oportunidad para compartir sus sentimientos y aclarar malentendidos. Todo lo que ayude a prevenir los malentendidos está destinado a tener efectos positivos. De otra manera sólo se consigue derivar en mal humor, inseguridad y baja autoestima.
  • Sobre todo, no se resigne, no asuma que el problema es una parte normal de la relación.
  • Si su pareja no quiere asumirlo, acérquele toda la información que pueda para ayudarle a entenderlo con mucho tacto.
  • Réstele importancia, que su pareja no se preocupe más de lo que debe. La capacidad para compartir sentimientos y pensamientos acerca del sexo es un factor altamente relacionado con una plena vida sexual.
  • Bajo ningún concepto hay que caer en reproches, ya que puede terminar destruyendo la relación. Es importante asimilar que su pareja es tan singular como usted, y lo que para uno puede ser una comunicación adecuada, puede no ser bien recibida por el otro.
  • Lo más importante es sugerir a la otra persona que acuda a un especialista y ofrecerse a acompañarlo. Concertar una cita y visitar juntos al médico puede ayudar a superar el estado de ansiedad o vergüenza que sienten muchos hombres así como el mal humor, la inseguridad y la baja autoestima que genera.
  • Intente ayudarle en todo momento. Muchos tratamientos constan de ejercicios, en los cuales la pareja debe tomar un papel activo. Hágale saber que los dos están implicados y que lo van a resolver juntos.

Una de las principales trabas es que a los hombres les cuesta acudir al médico casi en cualquier situación. Según datos de la Encuesta Nacional de Salud, los hombres de entre 35 y 44 años acuden un 17% menos al médico que las mujeres de la misma edad. Aún así, para muchos hombres descubrir que sus parejas realmente les apoyan y desean recuperar su vida sexual es un punto de partida muy importante y motivador, sin duda la mejor ayuda para tratar este problema y evitar que genere mal humor, inseguridad y baja autoestima. Mantener abiertas las líneas de comunicación con la pareja es clave.

La Disfunción Eréctil Es Más que un Problema Sexual

disfuncion_problema

El sexo es una necesidad humana fundamental para una vida equilibrada y plena.

La disfunción eréctil es una afección clínica que requiere evaluación e intervención médica adecuada. No existe ninguna píldora ni producto herbario que reemplace una consulta médica con un profesional experimentado. El tratamiento debe ser personalizado, para cumplir con las necesidades y expectativas de cada persona.

La sexualidad refleja quiénes somos y cómo nos relacionamos con el mundo y, por consiguiente, es parte integral de nuestro bienestar físico y psicológico.

En la mente de un hombre, la sexualidad está íntimamente relacionada a su capacidad de hacer cosas, y cuando está afectada puede representar una amenaza fundamental a su bienestar. El efecto puede variar desde una sensación de impotencia, frustración, negación, falta de motivación hasta una baja autoestima, depresión e incluso agresividad. Como consecuencia, las relaciones personales, familiares y laborales pueden verse adversamente afectadas.

La disfunción eréctil se define como la incapacidad de lograr o mantener una erección suficiente como para tener una relación sexual satisfactoria. Este trastorno afecta, en diversos grados, a uno de cada dos hombres adultos.

“La disfunción eréctil es más frecuente que la diabetes, la hipertensión y las enfermedades cardíacas juntas. Al existir tratamientos seguros y eficaces, podemos ayudar a los hombres a recuperar rápidamente su función eréctil y sus relaciones”

¿Cuál es la Causa de la Disfunción Eréctil?

Contrariamente a la creencia popular, los factores psicológicos son responsables sólo del 10% de todos los casos de disfunción eréctil. Se sabe que el 90% de los casos de DE son causados por factores físicos o que estos contribuyen al problema. La mayoría de los factores físicos se relacionan con un deterioro de la circulación, un trastorno conocido como “insuficiencia vascular”. Para que la erección sea completa, se requiere un buen flujo de sangre hacia el pene. Incluso un flujo sanguíneo poco alterado puede producir problemas importantes.

Los factores de riesgo son:

  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Colesterol alto
  • Enfermedades cardíacas
  • El hábito de fumar
  • Arterioesclerosis
  • Mala circulación general
  • Ciertos medicamentos

A menudo, las disfunciones sexuales son el primer aviso de que algo anda mal en nuestro cuerpo: detrás del 70% de los problemas de erección hay un problema vascular. Por eso se debe acudir al médico en seguida, y en ningún caso adquirir o consumir medicamentos sin prescripción médica.

Es esencial que este tipo de medicamentos estén recetados por un especialista al igual que cualquier otra medicación. Los medicamentos no deben de ser utilizados como elementos inocuos, ya que tienen efectos secundarios en el organismo con interacciones con otras sustancias que deben de ser bien explicadas por parte de un especialista.

La Diabetes y su relación con la Disfunción Eréctil

La diabetes genera un exceso de glucosa en la sangre que afecta de forma negativa a la circulación de la misma. Se trata por tanto de un trastorno circulatorio que afecta a la capacidad de erección masculina, de la misma forma que puede afectar al correcto funcionamiento de la retina del ojo.

En ocasiones, los pacientes con diabetes tienen intolerancia a los tratamientos orales tradicionales, o están contraindicados para ellos, ya que las píldoras suelen contener sustancias que no pueden consumir. Por eso es importante recordarles que existen tratamientos alternativos, totalmente compatibles tanto con su enfermedad como con la medicación que estén recibiendo. Así mismo, es vital recalcar que cualquier tratamiento debe estar prescrito y supervisado correctamente por el médico o especialista, para conseguir un efecto satisfactorio, y evitar posibles complicaciones.

¿Debe Tratarse la Disfunción Eréctil?

¡Sí! Como cualquier problema médico, la disfunción eréctil debe tratarse inmediatamente. Cuanto antes se diagnostique y se trate, mejor será el resultado, por las razones siguientes:

En primer lugar, debe reconocerse y corregirse el problema subyacente para prevenir más daño.

En segundo lugar, la falta de tratamiento puede ocasionar una pérdida progresiva del tejido normal y sano y una pérdida progresiva de la función eréctil. Un problema leve puede convertirse en un problema grave e irreversible.

Tercero, la disfunción eréctil es más que simplemente un problema sexual. Una vida sexual plena se refleja en el entorno social, familiar y laboral de cada persona. Además, el buen sexo es buena salud.

Estudios recientes indican que las parejas con vida sexual saludable son menos afectadas por problemas como depresión, ansiedad, hipertensión, diabetes, úlceras, fatiga crónica, enfermedades virales y otras dolencias. ¡También tienen una mayor esperanza de vida!

La Disfunción Eréctil Causa 1 de 5 Divorcios en México

pareja_pensando

  • Un estudio realizado por Boston Medical Group a 200 mujeres, reveló que el 38% ha tenido una pareja con disfunciones sexuales.
  • El 83% de las mujeres encuestadas afirmó que si su pareja padeciera un problema de disfunción sexual “le darían todo su apoyo”

Sin duda, la disfunción eréctil es un problema de salud pública que afecta a millones de hombres alrededor del mundo y las consecuencias que este padecimiento genera, la mayoría de las veces, tiene que ver con sentimientos de frustración y baja autoestima en la persona que lo padece. Sin embargo, los efectos colaterales llegan a involucrar de tal manera a la pareja, que se ha demostrado que hasta 1 de cada 5 parejas en México se han divorciado por problemas de disfunción eréctil.

Con el paso del tiempo, la actividad sexual se vuelve esporádica y en algunos casos, es común responsabilizar al cónyuge de esta situación. Por un lado, el hombre que no se siente querido o deseado empieza a perder su autoestima y se siente fracasado al no poder lograr la erección adecuada. Además de que puede llegar a sentir una sobrexigencia por parte de su pareja. Por su parte, la mujer suele pensar que ya no es atractiva o que su marido está interesado en otra persona y por eso ya no responde ante ella.

Sin embargo, hoy sabemos que la erección no depende de la voluntad del hombre ni del atractivo físico de la mujer, ya que está comprobado que el hombre puede sentir mucho deseo sexual y excitación, pero no presentar respuesta eréctil.

De acuerdo a un estudio, Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas dedicadas al tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas, realizado entre 200 mujeres encuestadas, el 38% reveló que han tenido una pareja con disfunciones sexuales.

El 83% de las mujeres encuestadas afirma que si su pareja padeciera un problema de disfunción sexual le darían todo su apoyo; mientras que el 91% le recomendaría que fuese al médico o a un especialista para solucionar el problema.

Pero esto NO significa que el problema pase desapercibido, pues tan sólo un 20% considera que una situación de este tipo podría llegar a estrechar los lazos de la pareja, a diferencia de un 55% de mujeres que no están seguras de las consecuencias que esto podría traer, ni de cómo reaccionarían. En lo que sí coincide la mayoría, con un 92%, es en la importancia de acudir al especialista y convencerlo de que tiene un problema, pues consideran que un problema de intimidad, aunado a los demás problemas de pareja, puede desencadenar una serie de fricciones e incluso, el rompimiento total llegando incluso al divorcio.

Un estudio realizado por la Facultad de Salud y Asistencia Social de la Universidad de Inglaterra, sobre los Efectos de la Disfunción Eréctil en la calidad de vida del hombre, demostró que 1 de cada 5 divorcios involucra la Disfunción Eréctil como una de las causales.

La falta de comunicación en la pareja propicia el desarrollo de pensamientos negativos y que los problemas sexuales se agudicen a tal grado de terminar en un divorcio, especialmente a partir de los 40 o 45 años. En muchos casos las parejas no hablan de sexo entre ellos, pues el hombre no puede expresar su frustración ante los contactos sexuales insatisfactorios.

Por este motivo, es importante informar y asesorar a las mujeres para que sepan cómo afrontar estas situaciones con sus parejas; así como saber cómo plantear el problema cuando la otra parte se niega a resolverlo, ya que la complicidad es vital para la solución a este padecimiento.

El diálogo y la confianza en la pareja son factores clave para tratar los problemas sexuales, lo más recomendable siempre será buscar la ayuda de los especialistas y no tratar de auto recetarse medicamentos o tratamientos, pues muchos pueden empeorar el grado de disfunción o afectar seriamente la salud.

Las Pastillas para la Disfunción Eréctil No Funcionan para Todos los Hombres

pareja_cama

  • Los medicamentos orales sólo funcionan en el 50% de los hombres con diabetes tipo 2, y en aproximadamente el 65% de los hombres con disfunción eréctil por cirugía de próstata.
  • Existen tratamientos alternativos que han ayudado en un 94.3% a hombres con enfermedades cardiovasculares; además de ser una opción muy popular entre los hombres de 63 a 85 años.

 

Desde su lanzamiento a finales de los años noventa, los medicamentos orales fueron considerados el remedio más eficaz para la disfunción eréctil; sin embargo, con el paso de los años y a través de diferentes estudios, se ha comprobado que el uso de pastillas puede no ser efectivo para todos los hombres, sobre todo con aquellos que padecen alguna enfermedad cardiovascular.

Un artículo de investigación publicado recientemente por la “Journal of Impotency Resesarch”, concluyó que contrario a lo que los medios de comunicación y la opinión pública han hecho creer, los medicamentos orales no son los únicos tratamientos disponibles para los hombres con disfunción eréctil; además de que éstos no son siempre el tratamiento más adecuado para todos los tipos de pacientes.

Según el Dr. Hossein Sadeghi-Nejad, de “Medicine and Dentistry of New Jersey”, las pastillas a menudo funcionan bien en aquellos pacientes con grados moderados de Disfunción Eréctil, siempre y cuando se compruebe que no exista algún daño en el nervio vascular, por lo que éstas pueden no ser tan eficientes para los hombres con ciertos padecimientos médicos.

Los tratamientos orales funcionan tan sólo en el 50% de los hombres con diabetes tipo 2, la cual daña los vasos sanguíneos y los nervios, por lo que requieren de otro tipo de atención y ayuda. Por otro lado, estos tratamiento orales llegan a tener éxito en aproximadamente sólo el 65% de los hombres que padecen DE por causas de una cirugía de próstata.

Para aquellos hombres que debido a sus condiciones médicas no pueden usar medicamentos orales, existen otras opciones con las cuales se puede combatir la disfunción eréctil de manera eficaz y segura.

Existen fórmulas individualizadas diseñadas para cada paciente que son reconocidas como métodos seguros y efectivos para tratar la disfunción eréctil y la eyaculación precoz. Incluso desde antes de la llegada de las populares pastillas contra la disfunción eréctil a finales de los 90, éste tratamiento era el más común en hombres con disfunción eréctil.

Actualmente esta opción sigue siendo recomendada por muchos médicos y es utilizada principalmente por hombres que toman nitratos o tienen otros padecimientos de salud.

El tratamiento consiste en la aplicación de vasodilatadores en el tejido esponjoso del pene. Estos vasodilatadores expanden las arterias en el pene y permiten un mayor flujo de sangre, lo cual trae como resultado una erección fuerte y firme, que permite llevar a cabo el acto sexual.

“En nuestras clínicas los médicos utilizan una fórmula magistral individual ajustando los niveles de vasodilatadores para cada paciente en función de su condición física, médica y personal, para lograr los mejores resultados”, afirmó el Dr. Jorge Barba, Director Médico de Boston Medical Group México.

Según el International Journal of Impotence, este tratamiento tiene una tasa de éxito total del 94.3% en ayudar a los hombres con enfermedades cardiovasculares que no podían usar medicamentos por vía oral. Además de que también es muy popular en los hombres de edad avanzada entre las edades de 63 a 85 años.

Se puede concluir que la solución al problema de la disfunción eréctil no es exclusiva de las píldoras convencionales. Los tratamientos alternativos funcionan efectivamente en la mayoría de los pacientes, incluso en aquellos que han intentado otros tipos similares de tratamientos sin éxito, otorgándoles la oportunidad de disfrutar de una sexualidad plena sin ninguna restricción en cuanto a la alimentación, el alcohol y otros medicamentos.

Disfunción Eréctil y Tabaco

Hasta un 27% de los problemas de erección son provocados por el consumo de tabaco

fumar_bmg

  • Está comprobado que fumar una cajetilla diaria es suficientes para incrementar en un 60% este problema.
  • En el caso de jóvenes fumadores con problemas de erección, el cese de este consumo produjo una respuesta casi inmediata de la disfunción.

Se sabe que el tabaco es un gran factor de riesgo para el sistema cardiovascular, que afecta directamente el flujo de sangre en las arterias, por lo que puede provocar problemas de disfunción eréctil. Incluso está comprobado que el fumar veinte cigarrillos, o el equivalente a una cajetilla diaria, es suficiente para incrementar hasta en un 60% este problema.

Lo anterior se debe a que el tabaco causa arterioesclerosis- un estrechamiento de las arterias que puede llegar a la oclusión del vaso sanguíneo, impidiendo así el correcto flujo de la sangre por estas- tan necesario para la respuesta de erección en los hombres. Según un estudio realizado por Boston Medical Group, un 27.2% de los hombres que tienen problemas para mantener relaciones sexuales, está directamente relacionado con los problemas cardiovasculares que les provoca el consumo de tabaco.

Asimismo, se demostró que el abandono del consumo de tabaco o la ausencia del mismo en personas jóvenes, contribuía a reducir el riesgo de padecer disfunción eréctil.

La Sociedad Americana del Corazón (AHA) sobre Epidemiología y Prevención de Enfermedades Cardiovasculares, realizó una investigación en Estados Unidos, en una población de 1,300 hombres entre los 40 y 70 años, en la cual resultaron firmes evidencias que demuestran que el consumo de tabaco duplica el riesgo de padecer disfunción eréctil.

Como se sabe, la erección del hombre es un fenómeno que se produce gracias al llenado de sangre en las arterias del pene, por lo que una de las grandes causas de la disfunción eréctil es la mala circulación sanguínea. “Independientemente de la edad, si un hombre consume una cajetilla de cigarros al día durante más de un año es probable que se enfrente a problemas de erección a la hora de mantener relaciones sexuales”, explica el urólogo Jorge Barba, director médico de Boston Medical Group.

En pacientes fumadores, la circulación sanguínea se ve reducida en las arterias peneanas debido a sustancias como la nicotina, y como consecuencia se experimenta una menor respuesta al estímulo de las sustancias que provocan la erección.

Algunos efectos del tabaco en los hombres son:

  1. Altera la síntesis del óxido nítrico, que es la sustancia principal para relajar al músculo liso cavernoso del pene y facilitar la erección.
  2. Produce en las arterias el espasmo vascular, y esto ocasiona arterioesclerosis e hipertensión arterial, complicando el estado de la salud en general. Es así, que los problemas cardiovasculares están relacionados directamente con la capacidad de tener una vida sexual plena.
  3. La nicotina produce la migración de macrofágos – células del sistema inmunitarios que están en los tejidos de la emigración de la sangre-, por lo que se incrementa el riesgo de padecer una trombosis.

Existen varios casos en los que el hombre es medicado con Sildenafil y no logra el efecto deseado debido a que esta sustancia funciona como un vasodilatador, facilitando la circulación sanguínea y por lo tanto la erección; pero por otro lado está ingiriendo un vasoconstrictor como la nicotina, lo que provoca una anulación parcial o total del efecto buscado con el medicamento, que es lograr una buena erección y prolongada.

Estudios de seguimiento a pacientes demuestran que los hombres que dejan de fumar han recuperado su vida sexual con bastante normalidad, pero aún así existe el riesgo de padecer una disfunción eréctil más aguda, como consecuencia de una exposición prolongada a los efectos nocivos del tabaco.

Se puede concluir, que en el caso de los pacientes fumadores, la mejor solución para combatir la disfunción eréctil es el dejar de fumar; únicamente se debe elegir el método a seguir para disfrutar de una vida sexual plena y sin riesgo de afectar el bienestar del cuerpo en general.

Disfunción Eréctil Psicológica

¿Puede la mente ser causante de Disfunción Eréctil?

pareja_abrazo

Según la Asociación Española para la Salud Sexual, 20% de los casos de disfunción eréctil se debe a causas psicológicas, mientras que el resto son físicas

Los hombres que tienen profesiones con mucha responsabilidad y sufren de ansiedad y estrés constante, tienen mayor riesgo de padecer disfunción eréctil.

 

Existe la idea generalizada de que la disfunción eréctil es propia de hombres mayores debido a su condición física, sin embargo, actualmente cada vez más jóvenes llegan a padecerla. Es por ello que antes de tomar alguna acción, se debe saber cuál es el origen del padecimiento, si se trata de causas físicas o psicológicas.

Según la Asociación Española para la Salud Sexual, el 20% de los casos de disfunción eréctil se debe a causas psicológicas, mientras que el resto son de origen orgánico.

En el caso de la disfunción psicológica, el mecanismo peneano de la rigidez es normal, pero se presenta dificultad para mantener la erección debido a diversos factores, entre ellos la ansiedad y el miedo a no lograr una erección; así como los problemas de pareja, depresión, estrés económico, entre otros.

La preocupación excesiva por los problemas de tipo laboral o familiares repercuten directamente en la vida sexual de la pareja, lo que implica que no se dedique la atención necesaria al acto sexual.

Según Jorge Barba, director médico de Boston Medical Group “los hombres que tienen profesiones de mucha responsabilidad y tendencia a sufrir ansiedad y estrés constante, tienen más riesgo de padecer disfunción eréctil”.

Para aquellos hombres con disfunción eréctil de origen psicológico es fundamental que busquen algún tipo de asesoría o ayuda médica para superar la situación.

Por otro lado, sabemos que se trata de una disfunción de tipo orgánica cuando la erección no ocurre con ninguna pareja ni existe respuesta alguna a todo tipo de estimulación erótica (fantasías, sueños, películas, fotografías, masturbación, estimulación manual u oral de la pareja), y cuando no se presentan erecciones matutinas ni nocturnas.

En caso contrario, cuando la disfunción sólo ocurre con cierta persona o en algunas situaciones de las antes mencionadas, se deben investigar las causas psicológicas.

El tratamiento a seguir se debe ajustar dependiendo la causa que origina la disfunción, aunque algunos investigadores señalan que en adultos mayores los factores psicológicos como la expectativa al fracaso, pueden aumentar el efecto de las causas biológicas, por lo cual en este tipo de casos se sugiere probar tratamientos combinados.

Para la elaboración de un diagnóstico correcto es necesario que el paciente se someta a revisiones médicas, con el fin de conocer su historial clínico y descartar cualquier tipo de enfermedad cardiovascular que pudiera estar directamente relacionada al padecimiento y generar consecuencias graves con el paso del tiempo.

Una vez que se haya realizado la valoración médica y se detecte si el origen del problema es físico o psicológico, el paciente debe tomar medidas de carácter personal para contribuir a superar con éxito dicha condición:

  • Dialogar con su pareja sobre los problemas emocionales
  • Mantenerse en buenas condiciones físicas y en un peso normal
  • Asegurarse de que la disfunción eréctil no está relacionada con alguna enfermedad
  • No consumir alcohol, tabaco, o algún tipo de tranquilizante
  • Intentar mantener relaciones sexuales aunque el pene no esté erecto, ya que el coito es el estimulante sexual más poderoso
  • Consultar siempre a un especialista

Sea cual sea el origen de las disfunciones sexuales siempre existirá una solución si se sigue el tratamiento apropiado y prescrito por médicos especializados en el tema. Actualmente existen tratamientos farmacológicos que son muy eficaces para aprender a controlar la disfunción eréctil y mejorar así la vida sexual.

Disfunción Eréctil y el uso de la Bicicleta

Montar en bicicleta puede producir disfunción eréctil si no se elige el asiento apropiado

bicicletas

Bicicleta y disfunción eréctil son dos términos que están relacionados, ya que el 5% de los hombres que andan mucho en bicicleta desarrollan disfunción eréctil de grave a moderado.

Montar en bicicleta sin el asiento adecuado puede provocar problemas de disfunción eréctil en al menos un 5% de los ciclistas. Según los expertos de Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas dedicadas al tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas, esta cifra podría ser superior, ya que la mayor parte de los hombres no suele reconocer este tipo de problemas y no los suele asociar a esta práctica de ejercicio.

Bicicleta y disfunción eréctil están íntimamente relacionadas, ya que los ciclistas, tanto profesionales como amateurs, al montar sobre el asiento tradicional alargado, sufren una presión continua sobre los nervios y vasos sanguíneos de la zona del periné, que reduce el riego sanguíneo entre un 70% y un 80% en tres minutos. La mayoría de los ciclistas incluso reconocen que, tras un recorrido de 30 minutos, la zona genital y del perineo se adormece, lo cual evidencia la falta de un riego sanguíneo suficiente.

Según explica el Urólogo Jorge Barba, Director Médico de Boston Medical Group, “la erección del hombre está provocada por un fenómeno de flujos y circulación sanguínea. En consecuencia, si la circulación se ve drásticamente reducida en las arterias del pene, la respuesta al estímulo de la erección también se ve reducida, dando lugar a problemas de disfunción eréctil”. Es por esto que bicicleta y disfunción eréctil pueden estar ligadas.

Hacer ejercicio físico siempre es una actividad recomendable ya que facilita el buen estado y funcionamiento del sistema cardiovascular y disminuye la probabilidad de desarrollar un problema de disfunción eréctil. La mala alimentación, unos hábitos de vida poco saludables y el sedentarismo contribuyen al deterioro del sistema circulatorio, por lo que son poco recomendables para la salud en general y el buen mantenimiento físico del organismo.

“La práctica del ciclismo es altamente beneficioso para la salud”, pero el Dr Barba advierte de “la importancia de seleccionar el equipo apropiado para realizar esta actividad sin riesgos para la salud. “Los asientos más adecuados serían aquellos en los que los glúteos soportaran la mayor capacidad del peso y no el periné”. De esta manera se reduce el riesgo de que la bicicleta y la disfunción eréctil estén ligadas.

Obesidad, Alimentación y Disfunción Eréctil

Combatir la obesidad y el sobrepeso ayuda a prevenir el riesgo de padecer disfunción eréctil

fitness_man

  • De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, en México más del 70% de la población adulta sufre sobrepeso.
  • Más del 30% de los casos de disfunción eréctil atendidos en Boston Medical Group, se derivan por obesidad.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, México ocupa el segundo lugar mundial en obesidad, con un 30% de población adulta que lo padece, mientras que el 70% tiene sobrepeso. Para Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas dedicadas al tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas, la obesidad, la alimentación y la disfunción eréctil tienen una estrecha relación. Estas patologías están directamente relacionadas con los trastornos cardiovasculares, la hipertensión arterial o la diabetes, y aumentan el riesgo de presentar disfunción eréctil.

Este trastorno alimenticio incide de forma muy negativa en la calidad de vida de los pacientes y en su capacidad para mantener una actividad sexual saludable, tanto desde el punto de vista psíquico, como desde el punto de vista orgánico, lo que demuestra la relación entre la obesidad, la alimentación y la disfunción eréctil. De hecho, según un estudio realizado por Boston Medical Group, más del 30% de sus pacientes con disfunción eréctil sufre obesidad o trastornos alimenticios y esta suele ser la causa de su padecimiento.

La obesidad contribuye a desarrollar enfermedades coronarias, diabetes o hipertensión, o incluso la oclusión de vasos sanguíneos, impidiendo el correcto flujo de la sangre por estas. La erección del hombre es un fenómeno de circulación sanguínea, y por tanto la aparición de estas patologías afecta a la respuesta de erección en los varones. Decimos por ello que la obesidad, la alimentación y la disfunción eréctil están muy relacionadas. “La disfunción eréctil suele estar ligada a diferentes patologías físicas, y se presenta como un indicio de que algo en nuestro organismo no funciona correctamente”, explica el doctor Jorge Barba, Director Médico de Boston Medical Group México. “Por este motivo, es imprescindible acudir al especialista en salud sexual masculina para consultárselo e iniciar el tratamiento más apropiado”.

Así mismo, una mala alimentación, unos hábitos de vida poco saludables y el sedentarismo, provocan el incremento de los tejidos grasos que dan lugar a la transformación de la testosterona periférica en estrógenos (hormonas femeninas). Todo ello genera cambios en el carácter sexual del hombre que reduce la capacidad de mantener relaciones sexuales.

Ansiedad y depresión

La obesidad está muy presente en la vida personal, no sólo relacionado con problemas de salud físicos, sino también con la imagen que el paciente tiene de su cuerpo y la forma en que esta idea influye en sus relaciones y emociones”, afirma el Dr. Jorge Barba. Esto demuestra una vez más la relación entre la obesidad, la alimentación y la disfunción eréctil. “La baja autoestima produce un rechazo físico, evitando las relaciones sexuales y causando depresión, ansiedad y alteración del orden psíquico”. La falta de ejercicio y una vida sedentaria reducen la producción de endorfinas, y el bajo estado de ánimo se convierte prácticamente en un círculo vicioso.

Los trastornos alimenticios ligados a la obesidad son consecuencia del uso de los alimentos como sustitutos ante determinadas carencias y bajos estados de ánimo. Por este motivo es importante destacar que la liberación de súper óxido de dismutasa que se produce al mantener relaciones sexuales ayuda a eliminar las encimas tóxicas que produce el organismo con el estrés, de manera que ayuda a las personas a reducir sus niveles de ansiedad, mejorando su estado de ánimo general.

El doctor Barba recomienda mantener un estilo de vida saludable y seguir el tratamiento adecuado con el fin de superar este tipo de trastornos y prevenir así la disfunción eréctil, contando siempre con los especialistas apropiados para ayudar a los pacientes a recuperar el equilibrio, para que la obesidad, la alimentación y la disfunción eréctil estén equilibrados y te permitan mantener una vida sexual saludable.

Diabetes y Disfunción Eréctil

Presentar algún grado de disfunción eréctil puede ser señal de padecer diabetes o alguna otra enfermedad cardiovascular

dr_entrevista

  • Altos niveles de glucosa en sangre, aumentan la posibilidad de desarrollar algún problema de disfunción sexual
  • En México, cerca del 50 % de la población masculina mayor de 40 años presenta, en algún momento de su vida, disfunción eréctil

 

Diabetes y disfunción eréctil pueden ser consecuencia una de otra. La disfunción eréctil es la disfunción sexual masculina más habitual, y puede ser un indicador de padecer Diabetes o alguna otra enfermedad cardiovascular. Cuando un hombre no ejerce un control adecuado del nivel de glucosa en sangre, y se presentan altas y bajas frecuentes, aumentan las posibilidades de desarrollar algún problema de diabetes y disfunción eréctil. Uno de cada dos hombres mayores de 40 años padece algún grado de disfunción eréctil a lo largo de su vida y, sin embargo, sólo el 25% de los hombres que la padece acude a un especialista, aun cuando ésta es la única forma de tratar este problema.

Indicadores como altas y bajas de glucosa en sangre, inflamaciones o infecciones en la próstata o la uretra, niveles anormales de las sustancias químicas cerebrales conocidas como neurotransmisores o funcionamiento anormal en la actividad refleja del sistema eyaculatorio son causas, al igual que la diabetes, de disfunción eréctil.

La reacción más habitual de los hombres que sufren disfunción eréctil es negarlo, y confiar en que se resolverá por sí solo con el tiempo, ignorando que este tipo de trastornos pueden ser la punta del iceberg de otros padecimientos, como la diabetes. Para el urólogo Jorge Barba, director médico de Boston Medical Group, “la disfunción eréctil no se cura sola, ni con productos milagro, al contrario, si no se trata correctamente, además de los problemas físicos que la causan, las consecuencias a nivel psicológico se agravan con el tiempo, y generan, frustración, ansiedad, rechazo sexual, depresión y problemas con la pareja”.

La diabetes y la disfunción eréctil tienen una relación estrecha, ya que cuando existen altos índices de glucosa en la sangre, los vasos sanguíneos que irrigan sangre al pene se dañan, causando que éste no pueda tener una erección apropiada, con riesgo de descontrol en niveles de excitación y eyaculación.

La diabetes no es un factor de riesgo cardiovascular, es un equivalente de enfermedad cardiovascular debido a que el riesgo de sufrir un desenlace cardiovascular es igual al de la cardiopatía isquémica*.

Los hombres mexicanos no acuden al médico cuando se trata de problemas sexuales ya sea por pudor o por no saber que este tipo de afecciones se pueden solucionar. Contrariamente a lo que se cree, el 90% de las disfunciones sexuales tiene un origen biológico, y no psicológico, presentando algún grado de depresión.

Las disfunciones sexuales se pueden solucionar con el tratamiento apropiado, prescrito por médicos especializados en el tema. Existen tratamientos simples, asequibles e indoloros, que son muy eficaces para superar la disfunción eréctil y mejorar así las relaciones sexuales.

Por ello, le recomendamos pedir cita para revisar si padece diabetes y disfunción eréctil con un médico experto.