Abuso de Medicamentos y Disfunción Eréctil

El abuso en el consumo de medicamentos aumenta el riesgo de padecer un grado de Disfunción Eréctil de moderado a severo

drbarba

  • El uso indiscriminado de estos medicamentos impacta de manera negativa en la confianza del hombre, sintiéndose incapaz de mantener una erección sin ayuda farmacológica.
  • La facilidad para conseguir medicamentos sin receta, se convierte en la opción más sencilla para los hombres que se niegan a reconocer estas patologías y a consultarlas con los expertos.

Actualmente, son cada vez más los hombres que abusan del consumo de medicamentos para tratar las disfunciones sexuales, la mayoría de estos se obtienen sin receta y muchos de ellos incluso a través de internet, en sitios web que no cumplen con ningún requisito ni control de calidad.

Boston Medical Group, líder en el tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas, alerta que a medida que aumenta la ingesta de estos medicamentos, el hombre corre el riesgo de aumentar su grado de disfunción eréctil de moderado a severo.

“De forma anónima, los usuarios que adquieren estos medicamentos de manera indiscriminada, se exponen a tomar estas sustancias sin ningún control médico y a padecer impredecibles efectos secundarios”, explica el urólogo Jorge Barba, director médico de Boston Medical Group México.

Estos medicamentos pudieran llegar a tener resultados positivos a corto plazo, debido a que los consumidores autosugestionan sus bondades, sin embargo, con el paso del tiempo se pone en riesgo la salud física y psicológica de quien los consume, ya que se crea una dependencia al producto y la confianza del hombre para mantener una erección sin ayuda del medicamento se ve afectada.

Las disfunciones sexuales, y más concretamente las masculinas, continúan siendo un tema tabú para la mayoría de los hombres que las padecen. El anonimato que ofrece la red con la posibilidad de adquirir falsos tratamientos para solventar estos problemas, se convierte en la opción más sencilla para los hombres que se niegan a reconocer estas patologías y a consultarlas con los expertos.

Contrariamente a los que se piensa, el 80% de las disfunciones sexuales tiene un origen biológico, como la hipertensión o diabetes. “A menudo, las disfunciones sexuales son el primer aviso de que podemos padecer otras patologías, detrás del 70% de los problemas de erección hay un problema vascular. Por eso se debe acudir al médico en seguida, y recibir el tratamiento más apropiado con el debido seguimiento médico y teniendo en cuenta el completo historial clínico del paciente y en ningún caso adquirir o consumir medicamentos sin prescripción médica” alerta el Dr. Barba.

Es esencial que este tipo de medicamentos estén recetados por algún especialista al igual que cualquier otra medicación. Los medicamentos no deben ser utilizados como elementos inocuos, ya que tienen efectos secundarios en el organismo al interactuar con otras sustancias que deben ser bien aplicadas y controladas por un especialista, a fin de evitar consecuencias irreversibles en el organismo.