Diabetes y Disfunción Eréctil

Presentar algún grado de disfunción eréctil puede ser señal de padecer diabetes o alguna otra enfermedad cardiovascular

dr_entrevista

  • Altos niveles de glucosa en sangre, aumentan la posibilidad de desarrollar algún problema de disfunción sexual
  • En México, cerca del 50 % de la población masculina mayor de 40 años presenta, en algún momento de su vida, disfunción eréctil

 

Diabetes y disfunción eréctil pueden ser consecuencia una de otra. La disfunción eréctil es la disfunción sexual masculina más habitual, y puede ser un indicador de padecer Diabetes o alguna otra enfermedad cardiovascular. Cuando un hombre no ejerce un control adecuado del nivel de glucosa en sangre, y se presentan altas y bajas frecuentes, aumentan las posibilidades de desarrollar algún problema de diabetes y disfunción eréctil. Uno de cada dos hombres mayores de 40 años padece algún grado de disfunción eréctil a lo largo de su vida y, sin embargo, sólo el 25% de los hombres que la padece acude a un especialista, aun cuando ésta es la única forma de tratar este problema.

Indicadores como altas y bajas de glucosa en sangre, inflamaciones o infecciones en la próstata o la uretra, niveles anormales de las sustancias químicas cerebrales conocidas como neurotransmisores o funcionamiento anormal en la actividad refleja del sistema eyaculatorio son causas, al igual que la diabetes, de disfunción eréctil.

La reacción más habitual de los hombres que sufren disfunción eréctil es negarlo, y confiar en que se resolverá por sí solo con el tiempo, ignorando que este tipo de trastornos pueden ser la punta del iceberg de otros padecimientos, como la diabetes. Para el urólogo Jorge Barba, director médico de Boston Medical Group, “la disfunción eréctil no se cura sola, ni con productos milagro, al contrario, si no se trata correctamente, además de los problemas físicos que la causan, las consecuencias a nivel psicológico se agravan con el tiempo, y generan, frustración, ansiedad, rechazo sexual, depresión y problemas con la pareja”.

La diabetes y la disfunción eréctil tienen una relación estrecha, ya que cuando existen altos índices de glucosa en la sangre, los vasos sanguíneos que irrigan sangre al pene se dañan, causando que éste no pueda tener una erección apropiada, con riesgo de descontrol en niveles de excitación y eyaculación.

La diabetes no es un factor de riesgo cardiovascular, es un equivalente de enfermedad cardiovascular debido a que el riesgo de sufrir un desenlace cardiovascular es igual al de la cardiopatía isquémica*.

Los hombres mexicanos no acuden al médico cuando se trata de problemas sexuales ya sea por pudor o por no saber que este tipo de afecciones se pueden solucionar. Contrariamente a lo que se cree, el 90% de las disfunciones sexuales tiene un origen biológico, y no psicológico, presentando algún grado de depresión.

Las disfunciones sexuales se pueden solucionar con el tratamiento apropiado, prescrito por médicos especializados en el tema. Existen tratamientos simples, asequibles e indoloros, que son muy eficaces para superar la disfunción eréctil y mejorar así las relaciones sexuales.

Por ello, le recomendamos pedir cita para revisar si padece diabetes y disfunción eréctil con un médico experto.