Ayuda Profesional sobre Salud Sexual

“Los hombres prefieren confesarse con un amigo o internet, antes de buscar ayuda profesional”: Boston Medical Group

IMG_9595

 

  • La falta de acercamiento con un especialista responde primordialmente a la negación o miedo de aceptar que se tiene un problema sexual, así como la resistencia de someterse a un examen físico.
  • Se comprobó que los amigos e internet son las 2 fuentes de información más recurridas, antes de buscar al médico

Como es bien sabido, el sexo es favorecedor para la salud y resultado del grado de comunicación existente entre la pareja. Sin embargo, cuando se presenta un problema de disfunción eréctil, prácticamente la mayoría de los hombres no se atreven a hablar del tema de forma abierta o incluso, aceptarlo. Un estudio realizado por Boston Medical Group reveló que la mayoría de los hombres prefieren consultar a los amigos, buscar asesoría por internet o de plano auto-medicarse con tratamientos que pueden llegar a empeorar su situación, antes que acudir con un médico especialista en salud sexual masculina.

Para los hombres entrevistados, la sexualidad se considera desde una necesidad básica del ser humano, hasta una fuente de placer y relajación. Además, representa un área muy importante de autoafirmación, lo cual repercute directamente en la salud mental del individuo y en su seguridad personal.

Se puede afirmar que una persona que padece Disfunción Eréctil experimenta el proceso general de una pérdida, iniciando con la negación y la resistencia (en donde los hombres buscan posibles explicaciones); para eventualmente llegar al reconocimiento del problema, aceptación y búsqueda de soluciones.

Finalmente, se llega a la etapa de platicar el tema con la persona a quien más confianza se tenga. La mayor parte de los entrevistados tuvieron pláticas previas antes de tomar la decisión de probar algún medicamento o someterse a un tratamiento.

El acercamiento con otra persona depende del grado de confianza que se le tiene y de la apertura que el propio hombre tiene para hablar del tema.

El médico es consultado una vez que el hombre siente la necesidad de tener una opinión más seria, y también de manera informal cuando es amigo. Por otro lado, la falta de búsqueda del médico responde primordialmente a la negación o miedo de aceptar que se tiene un problema, así como la resistencia de someterse a un examen físico.

Aunque la mayoría de los encuestados mencionaron haber hablado con su pareja sobre el tema, solamente la mitad de ellos lo hicieron por iniciativa propia antes de acudir al médico o buscar alternativas de tratamiento. En pocos casos fue la mujer quién inició la plática; y por otro lado, hubo quienes consideran que el tema no se debe tratar en pareja, incluso ocultarlo hasta no tener una solución.

Parece haber una relación directa entre la reacción que la pareja tiene hacia el problema de disfunción y la comunicación que tiene con el afectado. A mayor confianza, mayor capacidad de compartir el problema e incluso de acompañar a la persona en el proceso de búsqueda de opciones.

Por otro lado, la figura del amigo no es vista en un inicio como alguien con quien compartir la problemática, sin embargo, el tema puede surgir de manera casual como parte de una plática entre hombres, y en ese momento aprovechar para el intercambio de opiniones y consejos.

Se comprobó que los amigos e internet son las 2 fuentes de información previa más recurridas por todos los entrevistados. En segundo lugar, pero con énfasis en el grupo mayor de 48 años, la fuente de información es el médico, lo que parece reflejar un proceso de toma de conciencia e importancia mayor del problema conforme se avanza en edad.

Basándose en estas cifras, Boston Medical Group México desarrolló una campaña que busca motivar a los hombres con algún tipo de disfunción eréctil, a tener la confianza de buscar de manera inmediata la ayuda de un experto. El objetivo es crear conciencia que un mal consejo de un amigo o el auto-medicarse puede empeorar más la situación en lugar de mejorarla.

“Este estudio que hicimos en México y con mexicanos, nos ayudó para darnos cuenta que los hombres prefieren quedarse callados o comentarlo en forma de broma con los amigos, pero de ese paso al de buscar ayuda profesional, pueden pasar años. Lo que buscamos con esta campaña es darles ese empujoncito para que se animen a buscar ayuda. Que sepan que no son los únicos pero que la solución no está entre las bromas con los amigos. Que su padecimiento tiene solución”, comentó el Urologo Jorge Barba de Boston Medical Group México.