La Salud Sexual Afecta al Bienestar Físico y Emocional

pareja_beso

  • Problemas de disfunción sexual están relacionado en un 80% con otros problemas de origen orgánico.
  • La diabetes es el factor de riesgo más significativo en la disfunción eréctil, causando casi el 40% de todos los casos.

Una vida sexual plena es sinónimo de buena salud. Varios estudios han demostrado que las parejas con una vida sexual sana y activa, se ven menos afectadas por problemas como la depresión, la ansiedad, la hipertensión, la diabetes, la fatiga crónica y otros padecimientos; y también tienen una mayor expectativa de vida.

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud Sexual este miércoles 4 de septiembre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace un llamado para hacer conciencia en la sociedad sobre este tema de vital importancia, pues la salud sexual va más allá de la ausencia de alguna enfermedad, disfunción o incapacidad para ejercer la sexualidad, por lo que el primer paso es estar bien informado.

En el caso de los hombres es importante el identificar un problema de salud sexual como lo es la disfunción eréctil, y lo primero que deben hacer es abordar el tema y acudir con un especialista. El auto-medicarse sin la asesoría de un médico especialista, puede empeorar o desencadenar otros problemas de salud.

Actualmente se reconoce que más del 80% de los casos de disfunción eréctil se asocia con factores físicos, y la mayoría de estos se relacionan principalmente con factores de riesgo vasculares. Entre los que se encuentran:

  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Colesterol Alto y/o triglicéridos
  • Enfermedades Cardiacas
  • Fumar
  • Esclerosis Arterial (engrosamiento relacionada con la edad y el endurecimiento de las arterias)
  • Mala Circulación en General
  • Ciertos medicamentos

Desde hace tiempo se ha observado que la diabetes es el factor de riesgo más significativo en la disfunción eréctil, causando casi el 40% de todos los casos.

Se estima que alrededor del 35-37% de los hombres con diabetes experimentan al menos algún grado de disfunción eréctil durante su vida; y está comprobado que la presión arterial por si misma puede generar disfunción eréctil; sin embargo, algunos medicamentos utilizados para controlar la presión también contribuyen a que la disfunción eréctil empeore.

“En Boston Medical Group realizamos una valoración medica completa a todos nuestros pacientes para determinar la probable causa de sus síntomas con el fin de encontrar la opción de tratamiento más adecuada. A menudo, la disfunción eréctil es el primer síntoma de un problema de salud más grave, como el colesterol alto, la ateroesclerosis, la resistencia a la insulina o el desequilibro hormonal”, declaró el Dr. Jorge Barba, director médico de Boston Medical Group México.

Una manera responsable de mejorar la salud sexual en general es reduciendo el riesgo de padecer disfunción eréctil mediante las siguientes recomendaciones:

  • Controlar los niveles de glucosa en la sangre, mantener la presión arterial y niveles de colesterol en niveles óptimos recomendados por los especialistas.
  • Mantener una dieta saludable, un peso adecuado y un estilo de vida activo.
  • Dejar de fumar. El fumar adelgaza los vasos sanguíneos, y con esto empeora la disfunción eréctil.
  • Limitar el consumo de alcohol. Beber demasiado alcohol – más de dos bebidas al día – puede dañar los vasos sanguíneos y empeorar la disfunción eréctil.
  • Controlar los niveles de estrés. El estrés puede disminuir la función eréctil, pues en muchos casos, la disfunción es más psicológica que física.
  • Hacer ejercicio con regularidad. El ejercicio puede aumentar el flujo sanguíneo, mejorar el estado de ánimo, aumentar la energía y reducir el estrés.
  • Contra restar la fatiga. Si se descansa bien, la probabilidad de padecer disfunción eréctil disminuye. Es necesario dormir bien.

El disfrute del placer sexual desempeña un papel primordial en la estabilidad de las relaciones de pareja, convirtiéndose en un elemento fundamental para el bienestar del ser humano y de las familias. Una vida sexual plena es sinónimo de buena salud. Las personas que tienen una vida sexual activa y placentera, tienden a disfrutar una vida más sana y larga.