Problema de la impotencia sexual en hombres

 

Más de un 70% de los divorcios en todo el mundo, tiene que ver con problemas sexuales en la pareja, y dentro de eso, el 50% se trataría de temas de impotencia por parte del hombre a la mujer.

Es un problema muy serio que está teniendo un impacto cada vez más fuerte en la sociedad y el cual está quitándose esa máscara o tabú que suponía hace unos años. Y es que cada vez más y más hombres se abren a hablar de este problema que afecta a su vida y a su esfera sentimental.

Uno de los principales motivos por los cuales se está normalizando el hablar de la impotencia es debido a los innovadores tratamientos que están surgiendo hoy en día para tratarla, pero antes, definamos unos conceptos fundamentales y básicos.

Se sabe que un hombre sufre de impotencia en el momento en el que regularmente le resulta difícil concebir erecciones o mantenerlas el tiempo suficiente para poder tener relaciones sexuales plenas, o si interfiere en otra actividad sexual.

Aunque no es raro que un hombre a lo largo de su vida haya experimentado este problema   la disfunción eréctil progresiva, que puede ocurrir habitualmente en el sexo es algo que no es normal y debe tratarse a la mayor brevedad posible.

 

Se puede dar sobre todo en las siguientes situaciones:

 

  • Estrés o razones de índole emocional, como pueden ser depresiones, baja autoestima o problemas maritales, siendo este último caso un síntoma claro y urgente de tratamiento inmediato.
  • Como síntoma de una enfermedad más grave, como aterosclerosis, que se trata de un endurecimiento o bloqueo de las arterias, La aterosclerosis provoca un estrechamiento u obstrucción de las arterias del pene, impidiendo de esta manera, el flujo correcto de la sangre en el pene para producir una erección idónea. Continuamos con los problemas de azúcar en sangre o presión arterial alta. En los casos de problemas coronarios, puede ser una advertencia de enfermedad cardiovascular, indicando que se están formando bloqueos en el sistema vascular. Numerosos estudios indican que en estos casos, los hombres que sufren de impotencia, tienen un riesgo significativo de sufrir un infarto, problemas circulatorios en las piernas o derrames cerebrales.
  • Cuando se crea una limitación de flujo de sangre al pene o daños de los nervios.

 

Por lo tanto, cuanto antes se sepa la causa de la disfunción, antes se podrá empezar a tratarse.

Para entender mejor el problema, vamos a explicar brevemente el funcionamiento de una erección.  En el momento en el que el hombre empieza a tener una excitación sexual, se liberan en el cuerpo determinadas sustancias químicas que hacen que se incremente el flujo  de sangre hacia el pene. Dicha sangre, fluye hasta alcanzar el tejido muscular esponjoso, o cuerpo cavernoso.

Una vez relajados los cuerpos o tejidos esponjosos es cuando se atrapa la sangre produciendo de esta manera la erección. Una alta presión arterial hace que la erección se mantenga. En el momento en el que el hombre alcanza el orgasmo, las señales nerviosas que llegan desde el cerebro hasta el pene, hacen que los tejidos musculares se contraigan liberando de esta manera la sangre, haciendo que el pene vuelva a su estado de reposo.

 

Algunas de las causas físicas de la disfunción eréctil son:

Falta de riego sanguíneo hacia el pene

  • El pene no puede almacenar toda la sangre
  • Fallo a la hora de mandar las señales nerviosas hacia el pene
  • Diabetes
  • Medicamentos para el tratamiento de problemas psíquicos o depresión
  • Obesidad
  • Esclerosis múltiple
  • Colesterol alto
  • Tabaco y alcohol

 

En cuanto a los medicamentos, se han dado casos en los que pueden producir impotencia como pueden ser:

  • Medicamentos para un control coronario o presión arterial
  • Medicamentos contra el cáncer
  • Medicamentos para el tratamiento de la próstata
  • Diuréticos

 

Las causas físicas representan un 90% de los casos de impotencia, pero también se pueden dar causas psicológicas.

Dichas causas se pueden deber a distintos motivos como:

  • Culpa
  • Miedo al sexo
  • Depresión
  • Ansiedad

 

Estos casos pueden tener un amplio abanico de posibilidades, desde aquellos que tienen solución con tratamiento psicológico puntual, hasta estados emocionales cotidianos que la mayoría de las personas experimentan a lo largo de su vida.

En Boston Medical Group, contamos con los últimos tratamientos para combatir la disfunción eréctil o impotencia, y estaremos encantados de ayudarte en cualquier consulta que necesites.

 

Tratamientos para la impotencia masculina

Con anterioridad hemos hablado de la impotencia y sus posibles causas, pero en este artículo trataremos a fondo sobre cómo encararlo y sus posibles tratamientos.

Antes de todo, mencionar que el tratamiento contra la impotencia o disfunción eréctil, empieza con un buen cuidado del corazón y la salud cardiovascular. Es necesario tener unos buenos hábitos alimenticios, así como evitar el alcohol y el tabaco.

El ejercicio físico es fundamental para hacer que el ritmo cardiaco aumente y por lo tanto el flujo de la sangre. Por ejercicio físico no hay que entender cosas como correr una maratón o levantar 100 kilos, sino que hablamos de abandonar el sedentarismo, andar una hora al día y mantener el corazón siempre activo, de lo contrario, corremos el riesgo de obstrucciones, aumento de peso y colesterol y por lo tanto, aumento de riesgo coronario.

Ahora ya metidos un poco más de lleno en lo que son tratamientos indicados contra la impotencia, debemos comenzar con aquellos que son menos intrusivos o invasivos para el paciente.

 

Los más comunes suelen ser:

  • Medicamentos orales, inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5, entre los que podemos encontrar a la más que conocida Viagra. Estos medicamentos aumentan el flujo sanguíneo en el pene, y para obtener un resultado óptimo, se deben ingerir 2 horas antes de la realización del coito. Estos fármacos mejoran las respuestas nerviosas del pene, ayudando a que llegue un flujo de sangre constante. Mencionar que siempre es necesario que este tipo de fármacos sean recetados por los médicos con anterioridad, ya que un mal uso de ellos, pueden resultar en algunos casos hasta mortal, como puede ser en casos de sujetos con problemas coronarios, por lo que si se sufre de algunas dolencias cardiacas está más que prohibido el uso de inhibidores de PDE5. Algunos efectos secundarios en caso de un uso correcto suelen ser: Dolores de cabeza, musculares e indigestión, así como palpitaciones.
  • Terapia de testosterona. A veces se dan casos en los que el bajo deseo sexual y un número anormalmente bajo de niveles de testosterona, da como resultado disfunción eréctil. La terapia con testosterona puede corregirlo y ayudar a crear erecciones funcionales, pero está contraindicada en pacientes que hayan tenido cáncer o algunas otras enfermedades. Además el uso de hormonas siempre debe ser bajo vigilancia médica.
  • Bomba de vacío: Un dispositivo de erección al vacío es un tubo de plástico que se desliza sobre el pene, creando un sello con la piel del cuerpo. Una bomba en el otro extremo del tubo, crea un vacío de baja presión alrededor del tejido eréctil logrando como resultado una erección. El siguiente paso consiste en el deslizamiento de una arandela o anillo elástico hasta llegar a la base del pene, dónde cumplirá su función de retener la sangre y mantenerlo erecto por un tiempo de hasta 30 minutos.
  • Autoinyección por parte del sujeto: El paciente, se auto inyecta vasodilatadores, logrando una tasa de éxito de hasta un 85%. Previamente el doctor le tendrá que dar unas nociones básicas sobre cómo hacerlo y la dosis necesaria dependiendo siempre del caso.

 

En casos extremos, cuando ninguno de los anteriores métodos funcionan, se debe acudir a la cirugía de prótesis.

Se trata de la implementación de un pene artificial interno o prótesis. Este tipo de tratamiento es el que más riesgo conlleva, además de ser un procedimiento muy costoso.

Estos dispositivos se colocan internamente dentro del pene, siendo de 2 clases:

 

  • Inflable: se colocan ciertos cilindros rellenos de líquido a lo largo del pene y una bomba en la base de los testículos. Cuando se activa la bomba, se inflan dichos cilindros haciendo que el pene tenga un aspecto totalmente rígido, dando un aspecto y sensación de naturalidad tanto para el paciente como para su pareja.
  • Flexible o semirrígido: En este caso estamos ante 2 varillas, fáciles de doblar, permitiendo al paciente doblarlo al gusto, tanto a la hora de orinar (inclinando hacia abajo) como a la hora del coito (doblando al gusto)

 

En Boston Medical Group, contamos con el tratamiento indicado y personalizado para cada paciente, por eso, si tienes alguna duda o consulta, no dudes en visitar cualquiera de nuestros centros, y los mejores profesionales del sector te atenderán con la mayor seriedad explicándote cualquier proceso que requieras y estando contigo a lo largo de todo el tratamiento.

 

Priapismo

Lo primero de todo, vamos a definir exactamente qué es el priapismo. El priapismo es un trastorno de la erección prolongada del pene en ausencia de deseo o excitación sexual.  Esta patología, a veces puede verse asociado con complicaciones como puede ser la disfunción eréctil.

El priapismo se da en una alta medida en pacientes con trastornos hematológicos, por lo que la preocupación con los que sufren de dicha patología, es algo real. El diagnóstico es algo esencial, pero sobre todo, hay que hacer una labor de prevención, ya que pueden verse dañados distintos tejidos cavernosos, necrosis del tejido eréctil y fibrosis.

En casos extremos, en los que los pacientes no logran resolver su priapismo, se deben utilizar opciones de intervenciones invasivas para detener el deterioro y daño interno y preservar la función eréctil o en el peor de los casos, realizar cuidados paliativos en el caso extremo de que ya no se pueda preservar dicha función.

Antes de continuar, vamos a explicar unos conceptos básicos y fundamentales para poder seguir entendiendo todo.

Las erecciones solo ocurren cuando se da un flujo de sangre adecuado e idóneo. En el caso de la excitación sexual, la sangre fluye, creando un efecto de expansión y contracción tanto de las arterias del pene como de la pelvis, llevando la sangre a los tejidos esponjosos del pene, cuando al mismo tiempo, las válvulas de las venas se cierran, contrayendo toda la sangre formando así la erección. Cuando la excitación sexual acaba, o se llega a la eyaculación, las válvulas vuelven a abrirse, liberando otra vez el flujo de sangre.

Dicho flujo de sangre al pene, en casos anómalos, puede formar una erección que puede llegar a durar más de 5 horas, sin que haya excitación sexual previa, creando en el paciente un dolor alto. En estos casos hablamos de priapismo.

 

El priapismo puede darse de 3 maneras:

  • No isquémico o de alto flujo: El tipo más raro, y normalmente el menos doloroso. Se suelen dar a través de pequeñas lesiones en el pene o en la zona del perineo, haciendo que el flujo de la sangre al pene no sea el idóneo.
  • Isquémico o de bajo flujo: El tipo más común. Ocurre cuando la sangre queda atrapada en las cámaras y no puede evacuar del pene.
  • Recurrente: Pese a su nombre es el menos frecuente y se da en hombres con anemia de células falciformes.

 

Algunos de los motivos del priapismo son:

  • Ciertos tratamientos contra la depresión
  • Uso de determinadas drogas como la cocaína
  • Anemia de células falciformes
  • La automedicación de fármacos para la disfunción eréctil

 

El diagnóstico se suele realizar a través de pruebas de extracción de sangre, y dependiendo de los resultados, puede indicar un tipo de priapismo u otro. Por ejemplo en el caso de que la sangre sea de color negra, indicaría un priapismo isquémico, en cambio, si la sangre es de color rojo brillante, estaríamos ante un caso de priapismo no isquémico.

En cuanto al tratamiento del priapismo, el objetivo principal es el de la eliminación inmediata de la erección consiguiendo con ello una prevención de la disfunción eréctil. Es por eso que cabe destacar ciertos tratamientos como:

 

  • Uso de hielo en la zona afectada como medida urgente y de primera necesidad antes de acudir a urgencias.
  • Cierta medicación aplicada con los doctores para que los vasos sanguíneos se contraigan consiguiendo, de esta manera, que el flujo de sangre disminuya y por lo tanto, la erección.
  • Procedimientos quirúrgicos como pueden ser la de la atadura de la arteria afectada o como último caso, la drenación de la sangre del pene.

 

Los sujetos que pueden verse afectados por priapismo abarcan cualquier tipo de edad, desde niños hasta ancianos., destacando en las edades de 5 a 10 años hasta la más común que es de entre hombres de 20 a 50 años.

Pero no hay por qué causar un alarmismo extremo ya que los pacientes que son tratados de inmediato, se recuperan completamente, por lo que es esencial una atención médica urgente cuando se den los primeros síntomas.  Ya que cuanto más tiempo se pase sin tratar, mayor será el riesgo para lograr erecciones duraderas en el futuro.

En Boston Medical Group contamos con los mejores tratamientos para tratar todos los tipos de priapismo, y dar la mejor solución al paciente, siempre con las mejores garantías.

Falta de apetito sexual

 

Laura se acerca a Carlos y empieza a acariciar su pierna sugerentemente, mientras que Carlos la aparta. Laura, irritada, dice “No hemos tenido relaciones en 2 semanas, ¿Otra vez estás sin ganas?” Para finalmente largarse a otra habitación a ver la televisión. Mientras tanto, Carlos se sienta en el borde de la cama, sintiéndose culpable y avergonzado. Pero no tiene ganas, y eso es algo que no se puede forzar. La pareja, se va a la cama con tristeza y frustración.

Está claro de que no se trata de un tema agradable e incluso a veces puede tratarse de un tema tabú, pero la pérdida de la libido o falta de ganas en los hombres puede afectar negativamente a la pareja más que cualquier otra disfunción sexual.

La falta de apetito sexual afecta tanto a mujeres como a hombres, pero según expertos, la problemática surge del hecho biológico que se da al vincularse la masculinidad con su sexualidad, viéndose del todo afectado el conjunto del individuo, creando un sufrimiento y desasosiego mayor.

Además, la calidad de vida del paciente que sufre falta de apetito sexual, se ve mermada incluso más que en caso de una mujer. Según el profesor de sociología de la universidad de Chicago, Eward Laumann, sólo un 23% de los hombres con pérdida de apetito sexual, confiesa estar muy feliz en su vida a diario, mientras que en el caso de las mujeres, el porcentaje aumenta al doble siendo un 46%.

Pero para poder tratar un problema, lo primero es diagnosticarlo, y para ello es esencial saber si sufres de pérdida de apetito sexual.

La Libido no aparece y desaparece, así como a así, y la frecuencia en el sexo, no es la mejor manera para saberlo.

 

Por eso es aconsejable preguntarte a ti mismo si son ciertas o falsas las siguientes afirmaciones.

  • Casi no tienes pensamientos sexuales o fantasías con tu esposa o cualquier otra mujer
  • Ya no tienes ganas de sexo
  • Sólo mantienes relaciones sexuales en el dormitorio
  • Sólo tienes sexo una o dos veces al mes.
  • El sexo es mecánico

 

En el caso de contestar afirmativamente a alguna de estas cuestiones, es muy probable que estés padeciendo falta de apetito sexual.

Muchos factores pueden dar como resultado este bajo apetito.  A menudo, muchos de los hombres a los que se les pregunta al respecto, citan que el problema es resultado de motivos médicos o biológicos, siendo los medicamentos los principales “culpables” en sus respuestas. Los fármacos que se citan, suelen ser antidepresivos o medicamentos para tratamientos de largas enfermedades, como pueden ser los casos de cáncer de próstata.  En estudios recientes realizados a la audiencia norteamericana, los “problemas de salud” se citan como uno de los problemas relacionados más comúnmente reportados. El Bajo deseo sexual también es una respuesta adaptativa a otras disfunciones sexuales masculinas como la disfunción eréctil o la eyaculación precoz.

Además, el deseo sexual masculino se ve afectado por factores emocionales, sociales, de pareja y de otro tipo como la paternidad, o el estrés marital o laboral. Este estrés, puede jugar, y de hecho lo hace, un papel crucial en la disminución del interés sexual. Estudios recientes indican que los hombres encuestados, afirmaron que la tensión en su vida por elementos externos era el motivo o razón más probable de su decreciente interés en el sexo, incluso por encima de los problemas de salud y enfermedades.

Otro de los factores relacionados con un bajo, o falta de apetito sexual, de los hombres incluye actitudes restrictivas hacia la sexualidad, falta de pensamientos eróticos durante los encuentros sexuales, inquietudes sobre las erecciones, tristeza y vergüenza.  Muchos expertos sugieren que el bajo interés que sufren muchos hombres se debe en realidad a una careta que desea enmascarar algunas otras experiencias como un intento de ocultar ciertos comportamientos de excitación atípica, masturbación compulsiva (algunos expertos culpabilizan a internet de ello), problemas reprimidos relacionados con la orientación sexual, o ciertos traumas sexuales del pasado. Otros factores muy comunes son los “duelos” cuando se pierde a un ser querido, y también la depresión.

Pero, ¿Y qué solución tiene un problema como este?  Esta pregunta no tiene una fácil respuesta, ya que dependiendo de la persona se podría tratar de una o varias maneras.

Muchos profesionales sugieren quitarse los tabúes y la vergüenza y hablar claramente sobre esto a través de una dinámica relacional, ya que de esta manera, muchos hombres se abrirán y discutirán sobre los temas que hemos propuesto arriba. Además, una mayor comunicación en pareja, puede reducir drásticamente esta falta de apetito sexual.

Pero si aún así, no encuentras resultados, desde Boston Medical Group, te invitamos a que acudas a una de nuestras consultas, donde trataremos tu problema de una manera totalmente personalizada y con los últimos tratamientos que más éxito están teniendo.

 

Ejercicios Kegel

 

Te mostramos las distintas aplicaciones y cómo practicar de manera correcta los ejercicios Kegel para hombres.

Los ejercicios Kegel son los utilizados para ejercitar el músculo pubocoxígeo:

1º El primer paso a realizar es el de sentarte en el borde de tu cama o en una silla, separar las piernas ligeramente mientras reposas tus manos en las rodillas.

Inclina el tren superior hacia adelante, manteniendo la espalda recta.

3º Ahora es cuando debes contraer el suelo pélvico con la mayor intensidad que puedas, sin llegar a sentir dolor. Si no sabes a qué nos referimos con contraer el suelo pélvico, se trata de la misma contracción que realizas cuando detienes de forma voluntaria el chorro de orina.

4º Mantén la contracción unos segundos.

5º Relaja los músculos.

 

Para realizar los ejercicios Kegel Inverso tan solo tienes que:

 

1º Relajar el músculo pubocoxígeo

2º Tumbarte en el suelo con las piernas separadas

3º Y mientras contraes el suelo pélvico, detener la contracción.

 

Otro ejercicio que te recomendamos hacer y que es muy fácil, es que en la mañana, al soltar la primera orina, detengas el chorro unos segundos y luego continúes hasta terminar de orinar.

¿Tiene relación el tamaño del pene con los problemas de erección?

Es un mito popular pensar que los problemas de erección en hombres tienen relación con el tamaño del pene, lo importante no es el tamaño, sino la rigidez del pene. Recordemos que la función sexual del pene se da en erección y no el estado de flacidez, por lo que el tamaño no es un factor importante, sino la capacidad de poderse erguir para lograr la penetración. Curiosamente, entre más grande sea un pene, más sangre necesitará para lograr la erección.

 

¿Cuánto mide un pene normal?

En Latinoamérica la media oscila entre los 13 y 15 centímetros. Entre los pacientes de Boston Medical Group está entre los 7 y 16 centímetros.

 

Medidas que importan realmente:

Las medidas que determinan el riesgo cardiovascular son las que realmente importan ya que están asociadas a la disfunción eréctil.

 

¿El tamaño del pene se reduce con la edad?

El tamaño del pene NO se reduce con la edad, lo que sí sucede con la edad es que el pene pierde rigidez y esto sí que es realmente importante.

Existen ciertas razones por las que se puede sentir u observar una cierta falta de rigidez como pueden ser:

  • Aumento de peso: Este motivo puede considerarse como un efecto puramente visual. Debido a que hay más grasa en el área púbica, incluida la grasa abdominal, que ejerce un peso y presión sobre el escroto, el pene puede tener el aspecto de ser más corto.  Pero atención, el sobrepeso, aumenta el riesgo de que no fluya correctamente la sangre, y se tenga problemas de rigidez.
  • Peyronies: Esa enfermedad hace que se tenga una curvatura del pene totalmente anormal. En algunos casos existe una fibrosis o cicatriz en los cuerpos cavernosos del interior del pene, que inevitablemente acortan su longitud. También se da el caso de que en algunos tratamientos, se recomienda el uso de la cirugía para corregir la curvatura, acortando de esta manera el pene.
  • Envejecimiento: Causado por la atrofia relacionada con el menor número de testosterona en el cuerpo y una actividad sexual menor. Por estos motivos es recomendable, a medida que se envejece, tener cuantas más relaciones sexuales y erecciones, para poder evitar así dicha atrofia.

 

En la disfunción eréctil, varios factores pueden contribuir al fracaso de determinados tratamientos, basados sobre todo en la fosfodiesterasa – 5 (PDE-5) entre los que pueden destacar el estrés, depresión o problemas con la pareja.

En un estudio reciente realizado en Norteamérica (Michigan) se realizó un tratamiento de PDE-5 a 50 pacientes que sufrían de disfunción eréctil, fueron registradas por el mismo médico, y tras medirles el tamaño del pene, fueron divididos en 3 grupos acordes.

Aunque el tratamiento con inhibidores PDE-5 mejoró considerablemente todos los dominios de las puntuaciones, no se encontraron diferencias estadísticamente sustanciales entre los 3 grupos según las puntuaciones medidas previamente, antes y después del tratamiento.

Se puede concluir que el tamaño del pene no es un factor en el tratamiento del paciente con problemas de erección. Aunque sí se puede afirmar que el tratamiento con inhibidores PDE-5 mejoró en parte ciertas medidas, no se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los 3 grupos.

Por lo que volvemos al tema que nos aborda. Lo verdaderamente importante a tener en cuenta con respecto la disfunción eréctil, es la rigidez y fuerza del pene. Es por eso que existen diferentes tratamientos como las ondas regenerativas de baja intensidad (ondas de choque) aplicados en diferentes zonas del pene para ayudar a su fortalecimiento, fármacos específicos que ayudan a regular el flujo sanguíneo y como último caso se abordará una cirugía.

En Boston Medical Group, contamos con la mejor tecnología del mercado para tratar a todos nuestros pacientes, con tratamientos totalmente personalizados y una atención directa y constante.

No importa cuál sea tu problema, nuestros profesionales te atenderán con la mayor privacidad y siempre aconsejándote cual es el mejor tratamiento para ti. No lo dudes, y visita uno de nuestros centros.

 

Síntomas y tratamiento de la andropausia

La andropausia es un proceso que tiene lugar en el cuerpo de los varones a partir de los 40 años. Es importante conocer los síntomas y el tratamiento de la andropausia para evitar las consecuencias negativas que puede traer consigo este proceso natural. Comenzaremos por aprender a identificar este trastorno.

Qué es la andropausia

La andropausia es un descenso hormonal que se lleva a cabo en el cuerpo, generalmente entre los 40 y los 50 años. El proceso natural es semejante al de la menopausia en la mujer, con la diferencia de que en el hombre el cambio es menos brusco y por lo tanto más difícil de identificar por quien lo sufre. Sin embargo, a pesar de que los niveles de testosterona bajan poco a poco, llega un momento en el que son evidentes y afectan notablemente a quien lo sufre.

Diferentes factores han dado lugar a que hoy se hable más que nunca de la andropausia. Por ejemplo, los hombres son más abiertos a reconocer que existe un problema y a solicitar ayuda que hace unos años. Esto permite evaluar mejor el rango de edades que la sufren, cuáles son los síntomas generales y encontrar un mejor tratamiento para la andropausia que permita controlar ese descenso hormonal de testosterona.

Otra de las razones por las que se habla tanto de la andropausia es la precipitación de los síntomas. Cada vez es más frecuente y ocurre a edades más tempranas. Además, en algunos casos el descenso de hormonas es más brusco, trayendo consigo peores consecuencias.

Los síntomas de la andropausia

La andropausia llega acompañada de diferentes síntomas. Algunos son mucho más evidentes que otros, pero aún los más leves indican que hay que ponerse en manos de un profesional. A continuación se mencionan los más comunes.

  • Cansancio. Es normal que el cansancio crezca a medida que la testosterona baja. La hormona no solo se encarga de activar el deseo sexual, también está relacionada con la actividad física y la rutina. Un hombre que está sufriendo la andropausia se nota más cansado de lo habitual realizando actividades que hasta ahora no le suponían un mayor esfuerzo.
  • Pérdida de sueño. El malestar que se comienza a sentir y tratar de asimilar la nueva situación puede afectar el sueño. Esto sumado a la pérdida de resistencia que genera la bajada de testosterona hará aún más evidente la sensación de cansancio.
  • Alteraciones en los niveles del cuerpo. Ahora hay alteraciones en los niveles de distintos elementos del cuerpo. Por ejemplo, los niveles de colesterol malo pueden aumentar. También es posible que los de hemoglobina se vean mermados, con los consiguientes hormigueos de las extremidades, mareos, dolores de cabeza y sensación de agotamiento que esto conlleva.
  • Dolor muscular. Los dolores musculares se agravan y las lesiones de este tipo se alargan. El cuerpo ya no se recupera como antes de los esfuerzos ni de las lesiones.
  • Cambios repentinos de temperatura. El cuerpo reacciona ante las variaciones hormonales con cambios bruscos de temperatura. En algunos momentos se siente frío en un ambiente en el que no lo hace y otras veces ocurre al revés.
  • Pérdida de masa muscular. Los cambios que conlleva la andropausia afectan a la actividad física. Esta reducción en el ejercicio afecta a la masa muscular que se debilita y disminuye. El apetito también se puede ver afectado, lo que supondría además una bajada de peso añadida.
  • Pérdida de vello genital. El vello genital pierde fuerza y volumen, finalmente comienza a caerse.
  • Falta del deseo sexual. La bajada de testosterona hace que el apetito sexual disminuya drásticamente en algunos casos. Puede incluso llegar a ser causa de disfunción eréctil. Aún en los casos es los que esto no ocurra, sí habrá un descenso en la potencia de las erecciones, que progresivamente irá aumentando.
  • Cambios de humor. Después de décadas con un flujo alto de testosterona, ahora comienza a bajar, el proceso genera cambios de humor, ya que uno se enfrenta a nuevas circunstancias no deseadas. En los peores casos se puede llegar a entrar en una depresión, así que, es muy importante tomar medidas desde que se tienen los primeros síntomas.

El tratamiento de la andropausia

 

Antes de determinar que uno sufre andropausia, ha de acudir a un especialista para que sea él quien identifique este trastorno. Algunos de los síntomas pueden indicar otro tipo de dolencia, así que es necesario que profesional verifique si realmente es o no andropausia. Si se determina que es as,í hay que informar de cualquier problema que se tenga con la próstata, ya que el tratamiento puede ser perjudicial si se da el caso.

Otra de las cosas que puede ser necesaria es la visita a un psicólogo. En algunos casos los cambios son más rápidos o pronunciados. Cuando esto ocurre, las emociones pueden verse alteradas. La pena o la impotencia pueden invadir al paciente y ser necesario que reciba ayuda.

Aunque esto no soluciona el problema, ayuda a sobrellevarlo. Se trata de cambiar los hábitos por otros que ayuden a combatir y no agravar el problema. Hacer ejercicio es fundamental para mantener los niveles de testosterona, los componentes que genera el cerebro tras la práctica de algún deporte son muy beneficiosos para mantener un buen estado de ánimo y sentirse más fuerte.

 

Otro hábito que hay que mantener es el comer correctamente. La alimentación también tiene mucho que ver con el estado de ánimo. Algunas de las sustancias que se producen en el cerebro tienen mucho que ver con el ánimo, así que alimentar bien al cuerpo permitirá que el cerebro genere una buena actitud. A poder ser, los alimentos han de ser naturales, sin químicos.

Hay que evitar sustancias que afecten a la producción de la testosterona. Una de las peores son las drogas. Lo único que se consigue con ellas es disminuir la producción de hormonas y destruir las ya existentes. También el alcohol puede afectar negativamente al organismo. Las cantidades de bebidas alcohólicas que se ingieren deben moderarse.

¿Se puede curar la eyaculación precoz?

Uno de cada tres hombres es demasiado rápido en el sexo o dicho en términos médicos, padece de eyaculación precoz.

Somos seres sexuales, por eso la satisfacción propia y de la pareja es fundamental para tener una vida sana, equilibrada y feliz. Las disfunciones sexuales como la eyaculación precoz pueden causar un desequilibrio emocional en los hombres, ya que una buena parte de su seguridad, radica en el desempeño sexual.

La buena noticia, es que siempre hay solución. Con la asesoría de un experto en salud sexual masculina, se puede aprender a controlar este problema y alcanzar un alto grado de mejoría en las relaciones sexuales.

 

Pero empecemos por el principio…

 

¿Cómo saber si soy eyaculador precoz?

La eyaculación precoz se define como la eyaculación sin control; ocurre antes de desearlo con una mínima estimulación sexual, con la consecuente insatisfacción de la pareja. Se considera un problema cuando esto pasa de forma regular, en la mayoría de los encuentros sexuales.

 

Se reconoce como eyaculación precoz si se presentan uno o más de estos síntomas:

  • Incapacidad para controlar la eyaculación.
  • Ocurre antes o inmediatamente después de la penetración.
  • Se eyacula con un mínimo de estimulación sexual.
  • Se eyacula antes de desearlo o de haber satisfecho a la pareja.

 

Con base en la experiencia de más de un millón doscientos mil pacientes atendidos en Boston Medical Group a nivel mundial, podemos diferenciar algunas de sus causas:

 

Hipersensibilidad en el glande. Algunos hombres experimentan sensaciones físicas muy intensas en la cabeza del pene, lo que provoca la eyaculación al menor contacto.

Ansiedad. La tensión que puede producir un nuevo encuentro o el miedo a fallar, provoca que el hombre se sienta presionado para durar más y satisfacer a la pareja. La ansiedad hará que eyacule antes de tiempo y caiga nuevamente en ese círculo vicioso.

Aprendizaje defectuoso. Este es un hábito difícil de cambiar cuando el hombre se acostumbró a apresurar el orgasmo desde el inicio de su vida sexual. El control eyaculatorio se aprende con la práctica, en situaciones que permiten disfrutar el momento.

Disfunción eréctil. Pues sí, ambas disfunciones pueden estar muy relacionadas. Ante el temor de perder la erección, el hombre apresura el momento del clímax. En estos casos, la eyaculación precoz desaparece al tratarse la disfunción eréctil.

 

¿Cómo curar la eyaculación precoz?

 

Existen diversas opiniones médicas en cuanto a si la eyaculación precoz tiene una cura definitiva o no. En nuestra experiencia, los pacientes no vuelven a presentarla. Y es que las opciones de tratamiento que brindamos en Boston Medical Group México, han dado resultados exitosos en prácticamente el 99% de los pacientes.

Sea cual sea la causa del problema, la terapia que combina fármacos con algunos ejercicios y asesoría sexológica especializada, logra retardar el momento de la eyaculación o incluso, mantener la erección después del orgasmo masculino.

Al concluir el tratamiento, el paciente será capaz de mantener relaciones sexuales más prolongadas y disfrutables tanto para él como para su pareja. Podrá relajarse y recuperar la confianza en sí mismo, sin miedo a eyacular antes de tiempo.

 

Tipos de tratamiento para la eyaculación precoz.

 

Pastillas. Se utilizan en ciertas dosis para tratar la ansiedad.

 

Anestésicos. Su función es adormecer el glande para reducir la hipersensibilidad. Aunque son efectivos durante las relaciones sexuales, tienen algunos efectos secundarios no tan convenientes: el paciente puede perder la sensación de placer durante el coito y por otro lado, al introducir el pene con anestésico en la vagina, la pareja tampoco experimentará sensaciones placenteras.

 

Terapia psicológica. Consiste en sesiones con un terapeuta experto en el tema, que ayude al paciente a descubrir las causas psicológicas de su padecimiento y tratarlas.

 

Ejercicios. El objetivo es aprender a controlar el cuerpo y la mente y con ello, el tiempo en que se eyacula. Algunos de estos ejercicios pueden practicarse en solitario y otros, requieren de la participación de la pareja. A continuación explicamos algunos de ellos.

Ejercicios de Kejel. Consiste en lograr el control de los músculos pubocoxígeos, cuya función es contener la micción (acto de orinar), y la eyaculación. Con la práctica constante, el hombre aprende a manejar la contracción y la relajación, evitando voluntariamente el reflejo de eyacular demasiado rápido.

¿Cómo se consigue esto? El primer paso es detener la micción durante diez segundos. Después de unas dos semanas, podrás identificar los músculos pubocoxígeos y notarás que el control sobre la salida de la orina es cada vez mayor.

Después de dominar este paso, practica contraer y relajar los músculos ya no el momento de orinar, sino sentado o recostado boca arriba sobre el piso, con las rodillas flexionadas y elevando la cadera. Diez repeticiones, hazlo cada hora a lo largo del día durante un mes.

Una vez transcurrido este periodo, empieza con treinta repeticiones tres veces al día. A estas alturas ya debes notar una mejoría en tus tiempos de eyaculación.

Ejercicios en pareja. Se practican con y sin penetración. Dado que la vagina es más ancha en la parte pegada a la matriz, procuren la penetración profunda evitando movimientos muy rápidos o de fricción. En lugar de moverse de arriba abajo, realiza movimientos circulares, suavemente. En los preliminares, traten de no estimular los genitales. Se puede lograr la excitación con caricias, masajes y besos.

Otras buenas recomendaciones son poner atención a la respiración. Inhala y exhala de manera lenta, concentrándote en tus sensaciones. Esto ayudará a controlar y prolongar el momento de la eyaculación.

 

La frecuencia de las relaciones sexuales también es importante. Recuerda que la práctica hace al maestro y además, evitarás acumular tensión sexual.

 

Curar la eyaculación precoz es posible con la ayuda de los expertos en salud sexual masculina. Infórmate y verás que, en una sola consulta personalizada y privada, puedes encontrar una solución adecuada para ti.

El lugar para volver a disfrutar del sexo en la ciudad: clínica de sexualidad en DF

Como siempre decimos en Boston Medical Group México, ¡sexo es vida!

Hoy tenemos la fortuna de contar con clínicas de sexualidad masculina en DF, varios estados de la república y muchos otros países del mundo, donde miles de pacientes acuden para solucionar sus problemas de disfunción eréctil, eyaculación precoz y otros padecimientos que les impiden disfrutar de su vida sexual a plenitud. Pero no siempre fue así…

Decía Tomás de Aquino: “la fe católica nos enseña que los demonios dañan al hombre y pueden poner obstáculos a la relación sexual.” Por eso, para evitar la impotencia sexual, se recomendaba rezar antes de ir a la cama. ¿Y de placer? ¡ni hablar! El sexo era únicamente con fines reproductivos: “No es por vicio ni por fornicio, sino por dar un hijo a tu servicio”, era una de las oraciones que se acostumbraban para practicar la cópula entre marido y mujer.

En la edad media, muchas mujeres fueron quemadas en la hoguera en respuesta a las fallas sexuales de los varones. Como éste, hay muchos episodios oscuros en la historia de la sexualidad humana. El camino que hombres y mujeres hemos tenido que recorrer para entender y solucionar las disfunciones sexuales, ha sido tortuoso y largo.

¡Lo que nos hubiéramos ahorrado de existir entonces una clínica de sexualidad!

Afortunadamente para millones de hombres -y sus parejas-, la ciencia ha avanzado tanto que hoy prácticamente todas las disfunciones sexuales se pueden tratar de forma segura, integral y con un alto porcentaje de éxito. Sin embargo, para muchos de ellos, reconocer que tienen problemas en su desempeño sexual sigue siendo un tabú. De eso no hablan con los amigos, ni con el médico ni con la pareja, aun cuando para ella sea evidente.

Ante la sospecha de que algo puede estar mal con sus capacidades sexuales, ¿qué hacen? ¡Buscan en internet! No, señores, en estos casos, ni el buscador más famoso del mundo les puede dar un diagnóstico.

Hay que ser muy cuidadosos con la información que aparece en línea. Con el afán de permanecer en el anonimato, quienes padecen disfunción eréctil, eyaculación precoz, curvatura peneana o falta de deseo sexual, buscan en la privacidad de sus dispositivos móviles una respuesta que, generalmente, es equivocada.

Según datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta 10% de los fármacos para “curar” las disfunciones sexuales que se venden por internet, son ilegales. Si estos productos no cuentan con el registro de las instituciones calificadas para hacerlo, ya nos damos una idea del por qué. ¡No son seguros!

 

Dónde acudir si tienes problemas en tu desempeño sexual.

Para tener un diagnóstico adecuado y saber cuál es el tratamiento que más conviene a cada quien, se debe acudir a una clínica de sexualidad, en el DF (CDMX) tenemos centros de atención Boston Medical Group México, líderes mundiales en salud sexual masculina, donde brindamos toda la información que el paciente necesite conocer sobre su padecimiento, con especialistas altamente calificados, una amplia gama de tratamientos de vanguardia y en total discreción.

Sabemos lo que significa para un hombre el no poder disfrutar de una vida sexual satisfactoria y cómo probablemente se sienta ante la idea de acudir a un consultorio. Por eso contamos con salas de espera individuales donde no hay interacción con otros pacientes.

Otro aspecto que distingue a nuestras clínicas de sexualidad, tanto en DF como en otros estados de la república, es el uso de alta tecnología como la terapia de ondas de choque, un innovador tratamiento para la disfunción eréctil o la enfermedad de Peyronie.

Cuando se presenta un problema de salud sexual, lo más sensato es buscar la opinión de un médico. Sólo un especialista puede diagnosticar de acuerdo a los antecedentes de la persona, estado de salud, sus hábitos de vida, comportamientos sexuales y relación de pareja para después, recomendar el tratamiento más adecuado. Es indispensable que se aborden todos los aspectos ya que, raras veces se deben a una sola causa.

Cuando un hombre ve disminuida su capacidad para satisfacer a su pareja y no se atiende, el estado emocional en el que cae puede afectar todos los aspectos de su vida. Vive un duelo silencioso que puede llevarlo a tomar malas decisiones, como automedicarse, gastar fortunas en remedios que no le sirven o esperar demasiado tiempo, agravando la patología y poniendo en riesgo su relación de pareja.

Si se trata a tiempo y en el lugar indicado, sin duda encontrará una buena solución.

Ya no vivimos en la edad media. Ahora es posible recuperar la alegría que nos proporciona el sexo. Acude a una de nuestras clínicas de sexualidad en DF o consulta en nuestra página www.bostonmedical.com.mx cuál es la más cercana a tu localidad.

No pongas tu salud en manos de cualquiera. Muchos siglos de investigación científica han servido para hacer felices a millones de parejas. Los pacientes que se han tratado en Boston Medical Group México, hoy gozan de una vida sexual plena.

 

Parar curar la disfunción eréctil, ¿debo ir a una clínica?

Para la mayoría de los hombres, acudir a una clínica de disfunción eréctil nunca es la primera opción cuando notan que algo anda mal. No debería ser así, pero es comprensible considerando que ellos mismos se valoran a través de su desempeño sexual, el tamaño de su pene o la satisfacción que proporcionan a la pareja.

Cuando su virilidad se ve en peligro debido a una disfunción sexual, la primera reacción es mantenerlo en secreto. No lo hablan con los amigos, ni con el médico ni con la pareja por temor a ser juzgados, por pudor o vergüenza. ¡Grave error! Porque es ahí donde empiezan los malentendidos.

Lo primero que pensará la pareja es que el problema es con ella: “ya no me ama”, “hay alguien más”, “ya no le gusto” … ¿Qué necesidad de crear conflictos? La disfunción eréctil puede desequilibrar todos los aspectos de la vida y afectar a tal grado el estado de ánimo, que incluso podría desencadenar en una depresión si no se busca ayuda.

Una anécdota del mundo del arte nos muestra que la disfunción eréctil no es algo nuevo y lo grave que puede llegar a ser. Al inicio del siglo XX, Picasso realizó una serie de cuadros donde predomina el color azul (1901 a 1904). Además de esa tonalidad, esta parte de su obra se caracteriza por el dibujo de figuras humanas distorsionadas y alargadas que representaban emociones como la melancolía, el dolor, la pobreza o la soledad. La etapa azul surge a partir de la tristeza en la que se sumió el pintor por el suicidio de su gran amigo Carles Casagemas. Tras un viaje que ambos realizaron a Paris en 1900, Carles cayó en una profunda depresión ocasionada por sus problemas con el alcohol y la impotencia sexual que ya padecía. Casagemas acabó por darse un tiro en la sien en una taberna de París, frente a su amor imposible, la modelo Germain Gargallo.

Esta historia no tiene nada de romántica, es una lástima que Casagemas haya llegado a ese extremo por no recibir atención. Hoy sabemos mucho más acerca de las patologías sexuales masculinas y la ciencia ha avanzado lo suficiente para poder tratarlas exitosamente.

 

Acudir a una clínica de disfunción eréctil es la puerta de entrada a recuperar la felicidad que nos proporciona una vida sexual sana y satisfactoria.

¿Cómo es una clínica de disfunción eréctil?

En Boston Medical Group México brindamos las técnicas más avanzadas para tratar la disfunción eréctil, eyaculación precoz, curvatura peneana y otras enfermedades relacionadas con la salud sexual masculina.

Un grupo de expertos en diversas disciplinas como urología y la sexología, dan asesoría de forma personalizada, con absoluta discreción, en salas de espera individuales que protegen la privacidad del paciente.

El tratamiento médico integral es fundamental para solucionar la disfunción eréctil, desde la consulta de valoración y durante el seguimiento por el periodo de tratamiento.

Lo primero es determinar el diagnóstico con base en la historia clínica del paciente, la posibilidad de enfermedades preexistentes, su condición física, edad y estilo de vida, entre otros aspectos. El tratamiento se indicará de acuerdo a las causas del problema -que en 90% de los casos, son orgánicas, relacionadas con problemas circulatorios-. Por eso insistimos en la importancia de que sea un experto en salud sexual masculina quien realice la evaluación.

Muchos hombres recurren a internet buscando información o peor aún, a remedios milagrosos. La información en la red no siempre está avalada por médicos y los productos que se venden ahí, no cumplen con las regulaciones sanitarias de ley. Por algo será. La automedicación puede empeorar la situación y, mientras más tiempo pase, las posibilidades de recuperación disminuyen.

Los medicamentos disponibles en farmacias como las pastillas, son eficaces. Sin embargo, siempre deben administrarse en dosis muy específicas, en casos donde no afecten la salud del paciente, ya que muchas veces están contraindicados, como en casos de individuos con enfermedades cardiovasculares.

En Boston Medical Group México contamos con más de 21 años de ser la clínica de disfunción eréctil líder en innovación de tratamientos para disfunciones sexuales y hemos atendido con éxito a más de un millón doscientos mil pacientes.

¿Cómo saber si padezco disfunción eréctil?

Para saber si tienes un problema con tus erecciones, observa los siguientes síntomas:

  • No logras alcanzar la erección en al menos una de cada cuatro relaciones sexuales.
  • Tus erecciones son más débiles o rígidas.
  • Las erecciones espontáneas por la mañana son menos frecuentes.
  • Llegas al orgasmo pero con una erección incompleta.
  • Pierdes la erección al cambiar de postura.

También habla con tu pareja, su participación es muy importante para ayudarte a aceptar el problema. Que los dos reciban asesoría, lejos de crear conflictos, fortalecerá su relación; pasar por este proceso juntos, los mantendrá unidos.

En Boston Medical Group México, estamos para ayudarte a recuperar tu vida sexual, la confianza en ti mismo y la armonía en todos los aspectos de tu vida.

Los tratamientos profesionales que ofrece una clínica de disfunción eréctil, te ayudarán a prevenir problemas de salud a futuro, ya que la impotencia puede ser el primer síntoma de enfermedades más graves.

Aprovecha las posibilidades que el amigo de Picasso no tuvo. Tú y tu pareja tienen derecho a disfrutar de su vida sexual, es posible lograrlo si te pones en buenas manos.

En Boston Medical Group México nos comprometemos a mejorar la calidad de vida de miles de hombres trabajando en equipo, con integridad, ética profesional, innovación, investigación científica y trato personalizado.

Si detectas problemas de erección, acude a una de nuestras clínicas de disfunción eréctil lo antes posible.