Hipertiroidismo. Problemas en nuestra vida sexual si se padece y cómo lo podemos curar.

17/12/2021
Hipertiroidismo. Problemas en nuestra vida sexual si se padece  y cómo lo podemos curar.

El hipertiroidismo es una condición en la cual la glándula tiroides produce hormona tiroidea en exceso. La glándula tiroidea es la encargada de regular el metabolismo, es decir, la forma en que el cuerpo transforma los alimentos en energía, aunque también está asociada al funcionamiento del corazón, los músculos, los huesos o el colesterol. Cuando hay demasiada hormona tiroidea, algunos aspectos del cuerpo se aceleran y se alteran. El ejemplo más claro es la rápida pérdida de peso, aunque también hay taquicardias, sudoración, ansiedad y cambios en el estado de ánimo. Sin embargo, hay personas que pueden ser asintomáticas. El hipertiroidismo, ¿qué problemas trae a nuestra vida sexual y cómo podemos curarlo? Con tratamiento, se puede llevar una vida saludable, pero es muy importante ser diagnosticado. 

Explica Ezequiel López Peralta, psicólogo y máster en sexología clínica y terapia de parejas de Boston Medical Group:“las enfermedades de la tiroides y su impacto en la función sexual masculina y femenina es un tema al que no se le ha dado mayor importancia históricamente en la medicina sexual, en relación con -por ejemplo- el impacto de la diabetes o la hipertensión arterial. Pero afortunadamente la tendencia está empezando a revertirse, ya que en la última década encontramos un aumento en el número de estudios bien diseñados que exploran esta relación.”

López Peralta cita un estudio publicado en Sexual Medicine Reviews titulado El impacto de la enfermedad tiroidea en la disfunción sexual en hombres y mujeres, en el que se revisa detalladamente la enfermedad tiroidea, la disfunción sexual, la relación entre las dos condiciones, así como sus tratamientos. 

En esta revisión se indica que la prevalencia de disfunción sexual en varones con hipertiroidismo, se calcula entre el 48% al 77%. Bastante alto; lo que apunta, si no a una causa directa de disfunción eréctil o eyaculación precoz, sí a una consecuencia asociada, ya sea a los trastornos derivados del hipertiroidismo o al tratamiento de éste, además de los factores psicológicos.

Afirma López Peralta en su artículo para Boston Medical Group que -avalado por estudios- “el hipertiroidismo puede modular directa e indirectamente la función sexual. Aunque el mecanismo exacto sigue siendo un tema de debate, se han implicado tres vías: simpática, endocrina y psiquiátrica.”

Podría tomarse como evidencia de esta correlación -o al menos debe ser la razón de ahondar en las investigaciones- el hecho de que, al aplicar tratamiento para regular nuevamente la función tiroidea (en el caso del hipertiroidismo, incluye yodo radioactivo, medicamentos antitiroideos o tiroidectomía), la disfunción sexual mejora paralelamente.

Pero, para entender de qué manera el hipertiroidismo puede afectar nuestra vida sexual, vayamos un poco al principio. 

El hipertiroidismo o tiroides hiperactiva, se define como la sobreproducción de hormonas tiroideas -más de las que el cuerpo necesita- por un mal funcionamiento de la glándula tiroides.

La tiroides es una glándula en forma de mariposa ubicada en el cuello, arriba de la clavícula y a la altura de la llamada “nuez de Adán”. Es una de las glándulas endócrinas que producen hormonas. Las hormonas tiroideas controlan el ritmo de muchas actividades del cuerpo, como la velocidad con la que se queman calorías, el ritmo de la respiración, la frecuencia cardíaca, el peso, la digestión, el estado de ánimo y la forma en que el cuerpo usa la energía. Esto es lo que conocemos como metabolismo.

Entre las causas más comunes del hipertiroidismo podemos nombrar:

  • Enfermedad de Graves. Es un trastorno en el que el sistema inmunitario ataca la tiroides y hace que produzca demasiada hormona. 
  • Nódulos tiroideos. Crecimientos benignos (no cancerosos). Más comunes en adultos mayores.
  • Tiroiditis. Inflamación de la tiroides. La hormona tiroidea almacenada se filtra fuera de la glándula tiroides.
  • Exceso de yodo. El yodo se encuentra en algunos medicamentos, jarabes para la tos, algas y suplementos a base de algas. 
  • Medicamentos para la tiroides. Usados para tratar el hipotiroidismo.

Los síntomas pueden variar, especialmente en adultos mayores (pueden confundirse con depresión o demencia senil). Pero, en términos generales, el hipertiroidismo se manifiesta con signos como:

  • Nerviosismo, ansiedad, irritabilidad, cambios de humor o depresión
  • Fatiga crónica
  • Debilidad muscular
  • Intolerancia al calor
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Pérdida de peso a pesar de comer bien o incluso, con más apetito
  • Temblor en las manos
  • Debilidad capilar
  • Taquicardia
  • Adelgazamiento y/o resequedad en la piel
  • Diarreas o deposiciones frecuentes (se acelera el metabolismo)
  • Agrandamiento de la tiroides que puede hinchar el cuello, conocido como Bocio.  

¿Qué hacen y cómo funcionan las hormonas tiroideas?

Ya dijimos que son las encargadas de regular la velocidad de los procesos químicos del organismo (índice metabólico) y lo hacen de dos maneras:

  • Estimulando los tejidos del organismo para producir proteínas.
  • Incrementando la cantidad de oxígeno que utilizan las células.

Y existen dos hormonas tiroideas:

  • T4: Tiroxina (o tetrayodotironina)
  • T3: triyodotironina

Si te fijas, el nombre está ligado al yodo. Esto es porque ese elemento es necesario para producir hormonas tiroideas. El yodo lo encontramos en los alimentos y el agua, la glándula tiroidea lo recoge y lo procesa para transformarlo en hormonas tiroideas. 

Mientras dichas hormonas trabajan, parte de ese yodo se libera, vuelve a la glándula y se recicla para producir más hormonas. La tiroides también produce la hormona calcitonina, que facilita la asimilación de calcio en los huesos y los fortalece.

La Tiroxina (T4), de efecto ligero, se convierte en triyodotironina (T3). Esta conversión se produce en el hígado y en otros tejidos y entre muchos otros factores, controla las necesidades del organismo en cada momento y la presencia o la ausencia de enfermedades.

Un dato importante es que la glándula tiroidea y la hipófisis o glándula pituitaria, funcionan juntas. Si la glándula pituitaria suena familiar, es porque, además del crecimiento, está directamente relacionada con varias funciones sexuales.

La glándula pituitaria produce, por ejemplo, la hormona tiroides-estimulante (TSH), la hormona adrenocorticotrópica, la hormona folículo-estimulante (FSH), y la hormona luteinizante (LH), entre otras, como la melanocyte-estimulante, que estimula la producción de la melanina en la piel, regula el apetito, el impulso sexual y la prolactina.

La hormona folículo-estimulante (FSH) y la hormona luteinizante se conocen colectivamente como gonadotropinas, ya que son las que estimulan al ovario y a los testículos para liberar las hormonas femeninas (estrógenos) y masculina (testosterona) respectivamente.

La estrecha relación entre la glándula tiroides y la pituitaria, podría ser un punto de partida para investigar y entender qué problemas trae el hipertiroidismo a nuestra vida sexual.

Al inicio hablamos de que el hipertiroidismo en ocasiones no presenta síntomas. Además de esto, suele ser mucho más común en mujeres. Esta es una de las razones de que este padecimiento sea desconocido para muchos varones y que no se le tome en cuenta como una causa de disfunción eréctil o eyaculación precoz.

¿Cómo afecta el hipertiroidismo la vida sexual de los hombres?

El diagnóstico, además de la sintomatología, se determina a través de exámenes de sangre para medir los niveles de hormona tiroidea en sangre, así como ecografía de la tiroides. Y algo muy importante: una prueba de captación de yodo radioactivo o Gammagrafía de Tiroides, que revelará cómo se acumula el yodo radioactivo en la glándula.

De acuerdo con información de Boston Medical Group México, las alteraciones en la glándula tiroides son una preocupación más frecuente de lo que se piensa en cuanto a las afectaciones sexuales que puede causar. Entre éstas se encuentran:

Disminución de la libido o deseo sexual, ya que, como explicamos anteriormente, el hipertiroidismo causa afectaciones a la producción de testosterona. Además, síntomas como la depresión y la fatiga pueden inhibir el deseo de mantener relaciones sexuales.

Disfunción eréctil. Nuevamente, el desequilibrio hormonal es el responsable. 

Eyaculación precoz. Esta es quizá la más común de las disfunciones sexuales que se presentan en un hombre con hipertiroidismo. 

Existen estudios serios en todo el mundo que han tratado de identificar las causas directas de las alteraciones tiroideas sobre la función eréctil, la libido o el tiempo de la eyaculación. 

Un trabajo titulado “Disfunción eréctil de origen hormonal” presentado por el Servicio de Urología, Hospital Clínico Universitario. Valencia, España, indica que “la mayoría de pacientes con alteración de la función tiroidea presenta una anomalía en la función sexual, que puede ser a nivel del deseo, de la erección o de la eyaculación, resolviéndose la mitad de los casos cuando se corrige la función tiroidea.”

Otro estudio sobre hormona tiroidea en la salud reproductiva (GE, Krassas) afirma que la disfunción eréctil se presentó en el 80% de un grupo de varones con alteraciones en la glándula tiroides (hipertiroidismo o hipotiroidismo); contra un 34% en el grupo de control con las mismas características, pero con un funcionamiento normal de la tiroides. Con la normalización de la función tiroidea, se restauró la función eréctil en más de la mitad de los casos.

En cuanto a la eyaculación precoz, se ha observado que un gran número de pacientes con hipertiroidismo presenta eyaculación prematura, la cual se soluciona en buena parte al corregir el hipertiroidismo.

Tratamientos para el hipertiroidismo, ¿afectan la vida sexual?

Para aliviar los síntomas del hipertiroidismo como los temblores o la taquicardia, es común la prescripción de medicamentos orales conocidos como betabloqueadores, que también se usan para tratar la presión arterial alta sin afectar los niveles de la tiroides. Estos fármacos ayudarán al paciente a sentirse mejor mientras se aplica una solución más duradera o definitiva. Entre sus efectos secundarios puede haber fatiga y muy frecuentemente, disfunción eréctil o disminución de la libido.

Están también los medicamentos antitiroideos. Éstos hacen que la tiroides produzca menos hormona tiroidea. Es probable que deba tomarlos por algunos años. Es un tratamiento sencillo, pero no una cura permanente. Se corre el riesgo de que los niveles de hormona tiroidea desciendan demasiado y se convierta en hipotiroidismo. Lo que tiene otro tipo de consecuencias en la salud general y sexual.

Otro tipo de medicación para el hipertiroidismo, es él yodo radiactivo. Es el tratamiento más común y la mayoría de las personas se curan después de tomar una dosis. Lo que hace es destruir parte de la glándula tiroidea, exclusivamente, sin dañar ninguna otra parte del cuerpo. Se recomienda que después del tratamiento, se realice un monitoreo regular (análisis de sangre) para verificar si el hipertiroidismo ha reaparecido. 

En el caso de que el cuerpo ya no produzca suficiente hormona tiroidea, habrá que incluir pastillas de hormona tiroidea de por vida.

Finalmente, está la cirugía, es decir, la extirpación de una parte o toda la glándula tiroides. Sólo se recomienda en casos excepcionales de personas con bocios grandes o mujeres embarazadas que no pueden tomar medicamentos antitiroideos. Este tipo de pacientes deben tomar medicamentos para la tiroides y otros fármacos de forma permanente.

Desde luego, alterar el organismo eliminando una glándula tan importante como la tiroides, tiene consecuencias a nivel sexual; aunque los medicamentos pueden ser una solución alternativa, conviene visitar a un especialista en salud sexual masculina que ayude a visualizar el cuadro completo y recomiende un tratamiento paralelo para la disfunción sexual, cualquiera que ésta sea, y así poder dar una mejor calidad de vida al paciente.

El hipertiroidismo, ¿qué problemas trae a nuestra vida sexual y cómo podemos curarlo? 

Las investigaciones, estudios observacionales y la experiencia con pacientes, apuntan a que los hombres con enfermedad de la tiroides pueden experimentar cambios en su vida sexual.

Disfunción eréctil. Hay datos que indican que ésta puede ser un efecto secundario potencial tanto del hipotiroidismo como del hipertiroidismo. 

Retardo en eyaculación o eyaculación precoz. Se sabe que los hombres que tienen hipotiroidismo tienen un mayor riesgo de eyaculación retardada, mientras que los que tienen hipertiroidismo (tiroides hiperactiva) pueden tener un mayor riesgo de eyaculación precoz.

Disminución del deseo sexual. Las investigaciones demuestran que tanto el hipo como el hipertiroidismo, pueden tener este efecto secundario en los hombres.

El tratamiento de la disfunción sexual puede implicar cambios en la medicación para la tiroides, el tratamiento específico para la disfunción sexual, o ambos. Habla con tu médico.

El hipertiroidismo se puede controlar y tu vida sexual puede volver a la normalidad si los expertos en ambas especialidades médicas, trabajan en conjunto.