Porcentaje de hombres con problemas de erección a los 60 años en México.

23/12/2021
Porcentaje de hombres con problemas de erección a los 60 años en México.

Es cierto que algunas capacidades disminuyen y muchos de los cambios fisiológicos que aparecen a partir de los 60 años, le pegan directamente a nuestra vida sexual: los niveles hormonales bajan, el deseo es menos intenso, ya no producimos la misma cantidad de espermatozoides y semen, las erecciones mañaneras son menos frecuentes, la respuesta a los estímulos no es tan inmediata, las erecciones pueden perderse durante el coito y el tiempo de recuperación después del orgasmo, puede ser de una noche entera. Pero no todo es malo, ser “sesentañero” tiene sus ventajas. ¿Los 60 son el principio del fin de la vida sexual? ¿Cuál es el porcentaje de hombres con problemas de erección a los 60 años en México? ¡Prepárate para el segundo aire!

Es una creencia común que al llegar la tercera edad, la vida sexual termina. Pero de acuerdo con los expertos en salud sexual masculina de Boston Medical Group México, esto es sólo un mito. Se puede tener una vida sexual muy activa y satisfactoria a cualquier edad, afirman los médicos con conocimiento de causa, ya que un altísimo porcentaje de sus pacientes rebasa los 60 años (¡algunos han llegado a tener 100 años!), de edad y acuden a consulta porque quieren mejorar su vida sexual.

Antonio Banderas (61), Kevin Costner (62), Liam Neeson (65), Richard Gere (68), Bruce Willis (62), Pierce Brosnan (64) o Mel Gibson (61), por mencionar sólo a algunos, rebasan los 60 y siguen “pateando traseros” a los villanos y robando suspiros a las damas. ¿Nosotros por qué no? ¿Crees que ellos no tienen problemas de erección a los 60? Probablemente sí, según su estado de salud y hábitos de vida.

Honestamente, los mexicanos no tenemos nada que envidiarles a los maduritos de Hollywood. Veamos las cifras.

Porcentaje de hombres con problemas de erección a los 60 años en México.

De acuerdo con el Censo Nacional de Población y Vivienda de 2020, publicado por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), México tiene 126 millones 14 mil 24 habitantes. 51.2% son mujeres y 48.8%, hombres (61 millones 473 mil 390 individuos de sexo masculino). 

La población de 60 años y más aumentó de 9.1% en 2010, a 12,3% en 2020. Los ciudadanos de 61 años en adelante, suman 13 millones 809 mil 446. Si seguimos el patrón inicial, más o menos la mitad de estas personas, son de sexo masculino.

Hasta ahí los datos generales.

Saber con exactitud qué porcentaje de estos hombres mexicanos tiene problemas de erección a los 60, es imposible puesto que para tener ese dato, todos ellos deberían ser interrogados sobre su vida sexual o al menos, todos los hombres con problemas de erección a los 60, deberían haber acudido a consulta; así que tendremos que conformarnos con un cálculo aproximado. Según datos de Boston Medical Group, se estima que 3 de cada 10 hombres mexicanos en este rango de edad, podrían padecer problemas de erección.

Según estadísticas, a partir de los 60 años, 35% de la población masculina presentará algún grado de disfunción eréctil. Este porcentaje se incrementa hasta el 53% después de los 70.

En otros datos (Diario El País, España) se calcula que la tasa de prevalencia de disfunción eréctil por edades, es de 8,6% en el grupo de 25 a 39 años, 13,7% en el de 40 a 49 años, se eleva al 25,4% en el de 50 a 59 años y hasta 48,7% en el rango de 60 a 70 años. 

Estas cifras no son muy diferentes en México.

El envejecimiento del cuerpo es un proceso normal, inevitable. Sin embargo, no es una sentencia para cancelar nuestra vida sexual. Lo único que pasa es que el cuerpo responderá de forma diferente a los estímulos. 

Los problemas de erección a los 60, tienen solución.

A los 60, el cuerpo nos pasa factura de todo lo que hicimos o no hicimos. Las enfermedades hereditarias se hacen presentes o aparecen padecimientos consecuencia de nuestro estilo de vida: mala alimentación, falta de ejercicio, excesos de todo, sobrepeso, desveladas, estrés, tabaquismo, entre un largo etcétera. 

El envejecimiento en sí mismo es una de las principales causas de disfunción eréctil. Los niveles hormonales disminuyen (andropausia) y con la baja en los niveles de testosterona, va menguando nuestro desempeño sexual. 

Es la edad en que más comúnmente se presentan signos de enfermedades como hipertensión, diabetes, colesterol o triglicéridos altos, afecciones cardiacas y problemas circulatorios en general. Todas ellas, causas de disfunción eréctil

En México, las enfermedades cardiacas y la diabetes figuran en los primeros lugares de casos de muerte en varones. La calidad de vida se ve seriamente disminuida por una enfermedad progresiva si no se le controla, empezando por la vida sexual.

Además, los medicamentos para controlar la presión alta o para problemas del corazón, también son causa de disfunción eréctil, ya que algunos de estos fármacos inciden en la circulación sanguínea (la hacen más lenta) y entre sus efectos secundarios están, lógicamente, las fallas en la función eréctil.

La disfunción eréctil no aparece sola. Además de la edad, todo lo anterior se suma para padecer problemas de erección a los 60. 

A los 60 nuestras prioridades cambian. Después de muchos años con la misma pareja, el sexo puede dejar de parecernos tan emocionante como era hace 30 años. Si no se tiene una vida sexual frecuente y satisfactoria, se pierde la práctica y el organismo se vuelve perezoso. Es muy probable que se prefiera ver la tele, dormir temprano, leer o tomar un antiácido porque la cena nos cayó pesada.

También es común que, a menos que hayamos sido hombres de gimnasio toda la vida, buena parte de la masa muscular se ha perdido o peor aún, convertido en grasa. Ya no tenemos la misma condición física y los brazos y piernas ya no cargan tan fácilmente los kilos de más. No sería extraño que la erección se perdiera antes de alcanzar el orgasmo. 

Se cree que los problemas de erección a los 60 son casi tan habituales como tener canas, pero la realidad es que menos del 50% de los hombres que llegan a los 60 años, los padecen. 

Contrario a lo que se piensa, es precisamente a los 60 cuando las relaciones sexuales pueden ser más disfrutables, ya que se prioriza la calidad sobre la cantidad. Quizá ya no somos tan “fogosos” ni respondemos tan rápido como a los 20, pero nuestra vida sexual -salvo que exista alguna condición de salud- puede seguir siendo sumamente satisfactoria.

La expectativa de vida se ha alargado 20 años gracias a la medicina y los avances de la ciencia. ¿Queremos que esos 20 años sean de buena vida o de una vejez llena de enfermedades? Gracias a clínicas como Boston Medical Group México, esos 20 años extra pueden ser los mejores sexualmente hablando. A los 60, ya hay una gran estabilidad de pareja, ya han pasado las preocupaciones por los hijos, el trabajo, la presión económica y tantas otras cosas que 10 años antes nos abrumaban. Un hombre y su pareja se conocen tan bien, que pueden abrirse a hablar de todo y ampliar sus horizontes eróticos.

¿Qué el cuerpo no responde tan bien? Para eso están los medicamentos vasodilatadores, la terapia de ondas de choque, las dietas, el ejercicio, la asesoría sexológica, el Kama-sutra, los juguetes eróticos, videos y tantas herramientas más de las que podemos echar mano para volver a encender la llama.

Con la aparición del Viagra a finales de los 90, muchos prejuicios acerca del envejecimiento y el sexo, desaparecieron. Los hombres ahora saben que hay formas de gozar del sexo hasta el último día de sus vidas y por eso se cuidan más, tanto en la salud como en su aspecto físico.

¿Por qué los 60 son la “tercera edad”?

Varias generaciones atrás, en la década de los 70 aproximadamente, las personas tenían una expectativa de vida mucho más corta. Una mujer de 40 ya pintaba canas y esperaba la vejez planchando. Los hombres, se conformaban con leer el periódico y disfrutar a sus nietos. La edad promedio a la que morían los mexicanos de entonces era ¡61 años! Es por eso que a los 60 ya se era un “apacible abuelo”.

Afortunadamente, en México, la esperanza de vida ha aumentado considerablemente. De vivir en promedio 34 años en 1930, las personas pasaron a vivir un promedio de 75 años en 2019. Y esta edad va aumentando con rapidez. 

Hoy, un hombre de 60 ¡para nada es viejo! A esta edad un hombre puede seguir tan activo y viril como a los 40 o 50. ¡Y por supuesto que puede seguir disfrutando de una vida sexual plena! 

No nacimos con una cuota fija de orgasmos que se va agotando con los años. Los hombres maduros suelen ser excelentes amantes, según opiniones de mujeres entre los 40 y 50. Un hombre de 60 años tiene menos probabilidades de ser eyaculador precoz. ¡Al contrario! Tardan más en eyacular, lo cual permite a la compañera tener más placer y tiempo para llegar al clímax. 

También los juegos previos se prolongan, ya que la erección puede tardar más en aparecer. Esto no significa que existan problemas de erección a los 60, sólo que la respuesta sexual es un poco más lenta…y disfrutable.

Según un estudio denominado “Cambios en la erección en adultos mayores, su relación con la testosterona sérica y otros factores” que se publicó en la Revista Cubana Endocrinol (vol.27 no.3), los cambios en la erección asociados al envejecimiento, suelen asumirse desde conceptos erróneos.

Se estudió a 510 varones en un rango de edad de 60 a 90 años a través de un cuestionario y se midieron sus niveles de testosterona. Los resultados fueron los siguientes: 

  • 92,86 % reconoció cambios en la erección con respecto a edades previas.
  • Erecciones matutinas disminuidas o ausentes: 71,16 % 
  • Relaciones sexuales: 44,8 % disminución, 14,29 % ausencia, 3,17 % aumento.
  • Periodo refractario: 55,02 % aumento. 
  • Los cambios en los niveles de testosterona no fueron significativos, es decir, no llegan a un nivel de hipogonadismo.

Aún considerando el amplísimo rango de edad abarcado en este estudio -el rendimiento sexual de un hombre de 60 para nada es igual a uno de 80 o 90- se concluyó que la erección cambia con el envejecimiento, sí, hay una percepción de disminución, pero no necesariamente de pérdida. Estos cambios son independientes de la testosterona sérica, más bien se adjudican a la edad avanzada y el consumo de medicamentos, principalmente.

Los problemas de erección a los 60 son relativamente normales, la impotencia sexual en grado severo o ausencia de deseo, no. En esos casos, es necesario consultar con un especialista en uroandrología y hacerse un chequeo general. Recordemos que la disfunción eréctil puede ser el aviso de una enfermedad grave no detectada, muy posiblemente relacionada con el sistema cardiovascular.

La disfunción eréctil, si bien se hace más presente a partir de los 50 o 60, obedece más a factores de salud, principalmente, asociados con la vascularización. Si se tarta de un hombre sano, que no padezca enfermedades como diabetes, hipertensión, enfermedades del hígado, obesidad, etc., no tendría por qué presentar problemas de erección a los 60.

Tengo 60, ¿cómo saber si tengo problemas de erección?

Si crees que eres del porcentaje de hombres con problemas de erección a los 60 años en México, lo mejor que puedes hacer es hablar con tu médico, es importante por lo que ya te explicamos. Infórmate, pero asegúrate de que sea información confiable. Si estás tomando algún medicamento, pregunta a tu proveedor de salud sobre los efectos secundarios sexuales que pueda tener éste y sobre las alternativas para disminuir esas afectaciones.

También puedes hacer el test de disfunción eréctil disponible en: https://bostonmedical.com.mx/test-de-problemas-de-ereccion es 100% confidencial y muy rápido.

Y lo más importante: ¡cuídate! Lleva una dieta balanceada, haz ejercicio, aléjate de las adiciones y ten mucho sexo. ¡Sexo es vida! Y el mejor entrenamiento para mantener la función eréctil andando por mucho tiempo.